Aida Domenech, «Dulceida»
Aida Domenech, «Dulceida» - Gtres

InstagramLos ídolos de «La Generación Z»

Es decir, todos aquellos nacidos a partir de 1995, con un perfil consumidor muy diferente a los milenials

ABC.ES
MadridActualizado:

Cuando la sociedad ya había aceptado a los millenials como la nueva generación de jóvenes que cambiarían los estilos de vida, llega pisando fuerte, y antes de lo que se esperaba, «La Generación Z», es decir, todos aquellos nacidos a partir de 1995, con un perfil consumidor muy diferente al anterior. «Mientras que los millennials se han vuelto digitales, los Z han nacido rodeados de tecnología. Lo que les define es la diversidad, es la generación más multicultural. Sin etiquetas, ni prejuicios en el plano sexual ni educativo, defensores de la igualdad. Por eso es tan importante para los anunciantes saber identificarlos, entenderlos y no meter ambas generaciones en el mismo saco», asegura Marta Nicolás, cofundadora de SamyRoad.

La mayoría de influencers nacieron con los milenials, sin embargo se asentaron graias a una gran masa de jóvenes de esta nueva generación. Entre los más importantes destaca Aída Domenech, más conocida como Dulceida, que acumula una legión de más de dos millones de seguidores en Instagram.

La plataforma tecnológica SamyRoad ha elaborado un ránking de influencers en función del número de seguidores pertenecientes a esta generación. Como ya hemos dicho antes, encabezando la lista se encuentra Dulceida, seguida por Paula Gonu con poco más de un millón de seguidores de la Generación Z. El tercer puesto lo ocupa el primer varón, Óscar Casas, hermano pequeño del célebre actor español Mario Casas, con un millón de seguidores. Tras este primer podio se encuentran influencers como John Kortajarena, con una diferencia mínima de seguidores con respecto a Óscar Casas; Álvaro Mel, con 840.000 usuarios de la Generación Z; y Víctor Melida.

«Mientras que los millennials usan 3 dispositivos de media, los Z usan 5. Son digitalmente nativos, y por lo tanto las marcas les tienen que hablar en su idioma. Mensajes rápidos, al punto. Es la era de los emojis, los stories, contenido que se consume prácticamente como un snack. Es clave la comunicación entre marca y usuario», explica la cofundadora de esta startup. «Se implican y quieren que esa implicación sea escuchada por la marca. Es el caso de los youtubers, que rara vez deciden por sí mismos, si no que cuentan con la opinión de sus seguidores para escoger la temática de sus vídeos. Ese tipo de modelo 'colaborativo' es al que tienen que aspirar los canales sociales y las comunicaciones de las marcas y anunciantes», concluye.