James Middleton y su nueva novia Alizee Thevenet
James Middleton y su nueva novia Alizee Thevenet - instagram

InstagramEl hermano de Catalina de Cambridge abandona el trono de «soltero de oro»

Poco le ha durado la soltería, pues en diciembre de 2017 rompía con su anterior novia, la presentadora británica Donna Air

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

James Middleton, el hermano de Catalina de Cambridge y de Pippa, ha abandonado el trono de «soltero de oro» al presentar a su nueva novia através de su perfil de Instgram: «Navega lejos conmigo», ha escrito junto a una imagen en la que aparece con Alizee Thevenet, su pareja desde hace unos meses, en un barco.

Ver esta publicación en Instagram

Wilson

Una publicación compartida de James Middleton (@jmidy) el

Poco le ha durado la soltería, pues en diciembre de 2017 rompía con su anterior novia, la presentadora británica Donna Air. Al parecer, fue ella quien decidió poner fin a la relación, quizás por unas declaraciones en las que Middleton decía que el matrimonio y los hijos no formaban parte de sus planes más inmediatos: «Amo mucho a Donna, pero casarme no es lo único que importa. Quiero niños, pero tendrán que esperar». Ahora parece haber encontrado la estabilidad de nuevo.

El joven siempre ha procurado un estilo de vida discreto. A diferencia de sus hermanas, que parecen haber nacido con el don de desenvolverse a la perfección en los grandes acontecimientos públicos, la timidez de James siempre le ha relegado a un segundo plano alejado de multitudes y del teleobjetivo de los fotógrafos. Sin embargo, esta nueva relación ha despertado el interés de los medios británicos.

Ver esta publicación en Instagram

Impromptu Lambing 🐑

Una publicación compartida de James Middleton (@jmidy) el

James es un empresario de éxito que abandonó sus estudios para cumplir su sueño y dirigir su propia pastelería, «The Cake Kit Company». Hasta que llegó Donna, nunca se le había conocido una pareja formal, aunque en 2012 mantuvo un idilio con la modelo Emily Steel, otra historia que no cuajó por culpa de la distancia, ya que Emily vivía y trabajaba en Japón.