Nati Mistral y Concha Velasco en «Inés desabrochada»

«Inés desabrochada», de Antonio Gala, llega por fin a Madrid

CARLOS GALINDO
Actualizado:

MADRID. «No lo niego, cuando me pongo a escribir una obra de teatro o una novela, tengo a Concha Velasco en mi mente», comentaba ayer Antonio Gala en la presentación madrileña de «Inés desabrochada», su última obra teatral, que hoy subirá al escenario del Teatro de La Latina.

La función, que ya ha pasado por escenarios de Santander, Bilbao, San Sebastián, La Coruña, Marbella o Albacete, llega ante el público de la capital con el aplauso unánime de crítica y público de todas las ciudades por las que han pasado. Pero no por ello todos los protagonistas de la obra -Concha Velasco, Nati Mistral y Francisco Valladares, con Luz Nicolás y Dritan Biba- han perdido los nervios del estreno. «El público y la crítica de Madrid imponen más que en otras ciudades», fue el comentario unánime de todos ellos, aunque Gala, al margen, dijo que tener pánico escénico a esas edades «provectas», no lo entiende.

Con escenografía de Francisco Nieva, «que ha sabido plasmar el trasfondo trágico y dramático de la obra», «Inés desabrochada» está dirigida por Pedro Olea, un director de cine que hace su presentación teatral, un mundo donde, con el plantel de actores con los que cuenta, ha entrado por la puerta grande. «Aunque parezca mentira, yo estaba enamorado del teatro desde que en los oscuros años de la posguerra me regalaron un teatrito -comenta Olea-. Pero el cine se antepuso al teatro. Y ahora, de la mano de Concha Velasco, a la que he dirigido en diversas películas, llego al teatro. Y al saber que era una obra de Gala, y que la escenografía la realizaba Nieva, y contar con los intérpretes que cuento, ha sido como colmar esos sueños infantiles».

Todos los actores coincidieron en que el texto de Gala «es bellísimo» y no se le puede cambiar nada. Concha, en la obra, es una «madura» Inés mientras Nati Mistral interpreta el papel de Brígida una celestina moderna. «Ya se sabe que este personaje histórico existe en la vida de cada persona», asegura Mistral.

Para el autor «Inés desabrochada» es una reinterpretación actual de la obra de Zorrilla, donde también, recuerda Gala, tuvo premoniciones de algunas cosas que ocurrieron luego».