Hugh Grant y Liz Harley (1990)
Hugh Grant y Liz Harley (1990) - Archivo ABC

Liz Hurley sobre su Versace: «Habría sido una actriz más digna con otro vestido»

La actriz ha querido hablar del vestido que le cambió la vida

MadridActualizado:

En 1994, Liz Hurley era una actriz tímida, de aspecto discreto y permanentemente a la sombra de un novio que ya apuntaba maneras de estrella: Hugh Grant. Se habían conocido en 1987 durante el rodaje de «Remando al viento», el drama romántico de Gonzalo Suárez. Mientras que la carrera de Grant iba tomando velocidad gracias, sobre todo, al director James Ivory («Maurice», «Lo que queda del día»...), la de Hurley casi resultaba anecdótica. Hasta que, ante el estreno de «Cuatro bodas y un funeral», tomó una decisión arriesgada: enfundarse en un vestido de Versace que pasaría a la historia. Y ese vestido le cambió la vida.

El escotadísimo modelo negro, con enormes alfileres dorados para cerrar sus estratégicas aberturas, ya había sido lucido sobre la pasarela por las súper modelos de la época. Pero fue Hurley quien se atrevió a pisar el asfalto ataviada de esa guisa. Y aunque su actitud en la premiere no era precisamente la de una mujer fatal, aquella noche de agosto del 94 le robó el protagonismo a Grant y, de paso, lanzó su carrera artística... Sin embargo, a tenor de lo que ha confesado en una entrevista para «You Magazine», no fue en la dirección que hubiera deseado.

«Es interesante pensar en los resultados que habría tenido, mejores o peores, de no haber existido aquel momento en particular. Desde el punto de vista de la interpretación, ¿quién sabe? Supongo que podría haber sido diferente. Tal vez podría haber trabajado en el teatro y convertirme en una actriz mucho más digna», ha afirmado.

Puede que hoy se arrepienta de haber estado tan sexy, pero, dos décadas después, Hurley jamás ha dejado de serlo.