GTRES

Los hijos de Rod Stewart sufren acoso escolar

Penny Lancaster, mujer del músico y madre de sus dos hijos menores, se ha sincerado en una entrevista en la que ha contado cómo intentan ayudar los niños a superarlo

Actualizado:

Hay cosas que no son diferentes para ricos y pobres, para anónimos y famosos, para un Sir y un civil. Como cualquier padre, Rod Stewart está preocupado porque sus dos hijos menores, fruto de su matrimonio con Penny Lancaster, subren acoso escolar.

«Cariño, la razón por la que los niños te atacan es porque no son felices». Eso es lo que la pareja dicen a los pequeños Alastair, de 12 años y Aiden, de siete, cuando reciben ataques en el colegio. Según ha contado Lancaster en una charla con «The Sunday Times», cuando pidió a su hijo menor que se quejara ante los profesores si le hacían bullying, el mayor contestó que no se lo podía contar porque «te llamarán chivato».

Según su madre, los niños recibién comentarios centrados en la figura de su padre, «tonterías que la gente dice sobre su padre, algo por lo que han pasado todos los hijos de Rod». Y es que el rockero tiene en total ocho hijos: Sarah Streeter, criada por padres adoptivos y que conoció al cantante ya de adulta, Kimberly, que tiene un hijo con el actor Benificio del Toro, y Sean (nacidos de su romance con lam odelo Kelly Emberg), Renée y Liam (de su segudno matrimonio con la modelo Rachel Hunter) y Alastair y Aiden.

Para animar a su hijo, Lancaster le dice que es «alto, amable, guapo. Tienes una beca en artes. La gente siempre quiere cortar la amapola más alta. EStán celosos. Sé más fuerte que ellos». Pero eso no impide que los niños prefieran ser llevado al colegio por la niñera y con un coche modesto para no llamar la atención.

Lo cierto es que la propia modelo sufrió bullying en el colegio a causa de su dislexia, un problema que ha heredado su hijo mayor. «Sé lo expliqué porque su cerebro trabaja de forma diferente, y hay un test que puede ayudar a explicar a los prowesores cuáles son tus habilidades. Él se esfuerza mucho y esta dislexia leve no le ha echado para atrás. Estoy muy orgullosa de él, no tiene el miedo que yo tenía».