Pierre Casiraghi captó todas las miradas durante la tradicional Cena de Armadores en Palma
Pierre Casiraghi captó todas las miradas durante la tradicional Cena de Armadores en Palma - LAURA G. GUERRA

El hijo de Carolina de Mónaco conquista a la sociedad mallorquina

Pierre Casiraghi fue el más solicitado en la tradicional Cenade Armadores de la Copa del Rey Mapfre

PALMA DE MALLORCA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una vez al año, la sociedad mallorquina se viste de blanco y se reúne en el Real Club Náutico de Palma para celebrar el ecuador de la Copa del Rey Mapfre, la cita náutica más importante del Mediterráneo. La tradicional Cena de Armadores es la excusa perfecta para que las tripulaciones de las embarcaciones se codeen con la elite de la isla.

El noble monegasco Pierre Casiraghi, que en esta edición compite con el catamarán volador Malizia, hizo honor a la filosofía de la fiesta y, en vez de esconderse en el VIP, compartió la velada con sus compañeros de tripulación y con el resto de invitados.

Sin duda, la presencia del hijo menor de la princesa Carolina de Mónaco se convirtió en el gran reclamo de esta edición de la cena, a la que acudieron habitués de la jet set como Antonio Fournier o Corinna Graf. Casiraghi, sonriente y relajado tras un largo día de navegación, saludó a todas las curiosas que se le acercaron e incluso accedió a hacerse selfies y a posar para los fotógrafos.

Su embarcación ocupa la tercera posición en la categoría GC32 y tenía ganas de celebrar la buena actuación del Malizia en la Copa del Rey. No probó una gota de alcohol y poco después de la once de la noche se retiró a su hotel para descansar.

Próxima temporada

Mientras tanto, la zona VIP del Real Club Náutico rebosaba de famosos vernáculos como el cantante Manu Tenorio o el artista Jordi Mollá. Raquel Sánchez Silva y su pareja, Matías Dumont, dejaron a sus hijos en Madrid al cuidado de su abuela para disfrutar de la noche mallorquina. La presentadora ya está trabajando en los preparativos de la segunda temporada de su programa, «Likes», que incorporará nuevas secciones, y ha comenzado a escribir una nueva novela. «Esta vez será cien por cien ficción», adelantó.

El año pasado publicó el libro «Tengo los óvulos contados», en la que abordó un tema que conoce muy bien, el de la reproducción asistida. «Matías tiene mucho trabajo y yo también. Ya estoy comenzando a escribir, aunque todavía no tengo fecha de publicación. Pero este año tocan pocas vacaciones», se lamentó Sánchez Silva.

Feliz aniversario

No muy lejos de Raquel Sánchez Silva y Matías Dumont se encontraba otra pareja de guapos, la que forman Carla Goyanes y Jorge Benguría. La hija de Cari Lapique y el financiero acaban de cumplir su quinto aniversario de boda y se muestran tan enamorados como el primer día. «Nos casamos un 16 de julio, hace cinco años, en Marbella, en el hotel Finca Cortesín, en una preciosa ceremonia al aire libre», recordaba hace solo una semana en su blog de la revista «¡Hola!».

Al igual que Sánchez Silva, Carla dejó a sus hijos con los abuelos para pasar unos días de relax en Palma. «Nos gusta mucho navegar y la Copa del Rey es una cita ineludible. Nuestros niños, Carlos y Santi, se quedaron en casa. A ver si otro año nos pueden acompañar», dijo Goyanes.

A Olivia de Borbón se le iluminaba el rostro al oír hablar de niños. La hija del duque de Sevilla y de la aristócrata alemana Beatrice von Hardenberg está esperando a la llegada de su primer hijo, que nacerá en el mes de noviembre. «Tenemos muchas ganas de que nazca», repitió una y otra vez a los periodistas mientras su marido, el empresario Julián Porras, se mantuvo en un discretísimo segundo plano.

«Y tenemos otro proyecto que nos hace ilusión. Mi madre se mudará a Marbella, para estar cerca de nosotros. Ya le estamos buscando casa», confesó Olivia, que es veterana en las regatas, aunque llevaba años sin pisar la Copa del Rey Mapfre. «Siempre da gusto volver, es como si no hubiera pasado el tiempo». Otra Borbón que vuelve a Mallorca.

El Rey Don Felipe, por su parte, no pudo estar presente en la Cena de Armadores de la 35 Copa del Rey de vela ya que compartió velada en el restaurante Boca Grande, del barrio de Génova, con la tripulación del «Aifos».