Lev Radin

La herencia envenenada de Franco Macri: la familia se enfrenta a un delito de corrupción

Una semana después del fallecimiento del padre del presidente argentino, se presenta una denuncia por blanqueo de capitales

BarcelonaActualizado:

La familia del presidente argentino Mauricio Macri atraviesa momentos delicados. Hace una semana, el clan despedía al padre del mandatario Franco Macri a sus 88 años. Pero a este suceso, que interrumpió sus días de descanso junto a su mujer Juliana Awada, su hija Antonia y un grupo de amigos, se sumó el pasado miércoles otro dolor de cabeza para los Macri: una polémica sobre la herencia que deja. La causa se originó por una denuncia de Fernando Miguez, titular de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático, por un supuesto delito de corrupción en los bienes que deja el fallecido empresario.

La tensión en la relación padre-hijo continúa latente incluso después de la muerte de Franco Macri. Según señaló Míguez a «Página 12», en la herencia del padre del presidente figuran concesiones de obras públicas desde el año 2007 hasta los días que corren. La demanda incluye no solo a su primogénito sino también a otros integrantes del clan. En diálogo con el diario local, el querellante señaló: «Lamentamos la muerte de Macri, pero también que con su muerte termine una investigación que podría servir para recuperar algo de lo que se ha robado». En la misma línea, Míguez añadió que «los dineros alojados en la cuenta personal de Franco Macri son ilícitos. Está el blanqueo de capitales, 50 millones de una deuda estatizada y por la que todos pagamos tres mil millones de dólares».

REUTERS
REUTERS

Las mujeres del clan

Mucho se sabe de los hombres de la familia Macri. Tanto Franco como el hermano del presidente Gianfranco y su primo Ángelo Calcaterra aparecen vinculados a denuncias relacionadas con negocios con el Estado. Sin embargo, hasta ahora, muy poca información circula sobre las mujeres que integran el clan.

Pocos días antes de darse a conocer el fallecimiento del padre del presidente, rompió su silencio uno de los integrantes más enigmáticos de toda la familia: la madre del mandatario, Alicia Blanco Villegas. A pesar de haber callado durante largos años, la mujer se atrevió a conversar con la revista «Noticias», entrevista en la que confesó sobre la nación cuyos destinos maneja su hijo: «Estoy muy bien a pesar de estar en este país».

Alicia, a quien el paso del tiempo -tiene 82 años- no ha quitado su elegancia, recibió el año pasado la nacionalidad española. Escribió un libro sobre los secretos de su familia, pero aún no se anima a publicarlo. «Estoy bien y aguantando la situación porque esto no es Suiza, desgraciadamente», opinó con ironía la madre de Macri. Pero, a pesar de todo, aseguró estar del lado de su hijo, pese a la crisis económica que atraviesa el país, en claro contraste con el fallecido Franco. «Estoy muy orgullosa de mi hijo, lo defiendo a muerte», pronunció.

ABC
ABC

Dos matrimonios

Al igual que su primogénito Mauricio, en su vida Franco Macri pasó por el altar en numerosas ocasiones. Además de su matrimonio entre 1958 y 1980 con Blanco Villegas, entre 1982 y 1986 estuvo casado con Cristina Greffier, quien fue la madrastra del actual presidente. Sin embargo, sus romances más conocidos fueron con la diseñadora Evangelina Bomparola -quien, curiosamente, pertenece al círculo íntimo de amigas de Juliana Awada- y con la expresentadora televisiva Flavia Palmiero.

Es difícil para el presidente argentino encontrar paz en los días que corren. A la denuncia por la herencia de su padre, se suma otro motivo de preocupación para Mauricio Macri en estos tiempos. La angustiante situación económica del país, de la que la Revista «Forbes» ha dado cuenta esta misma semana bajo el titular «Argentina está a un paso del colapso económico», ha provocado una caída en la imagen del mandatario, en pleno año de campaña electoral por las votaciones presidenciales del próximo mes de octubre. Según la encuesta de Poliarquía, su aprobación se encuentra en su mínimo histórico, alcanza apenas un 28%.