Los prometidos Ernesto Jr. y Ekaterina
Los prometidos Ernesto Jr. y Ekaterina - Instagram

El heredero de Ernesto de Hannover se casa con una joven rusa

Ernesto Augusto Jr., ahijado de Felipe VI, ha pedido la mano de la diseñadora Ekaterina Malysheva. La boda se celebrará en el castillo de Marienburg

Actualizado:

El castillo de Marienburg, residencia de la Casa de los Güelfos desde hace más de 150 años, será el escenario de ensueño donde el príncipe Ernesto de Hannover, marido de Carolina de Mónaco, casará a su hijo mayor y heredero. Aunque no se ha hecho un anuncio oficial, ABC ha podido confirmar que Ernesto Augusto Andrés Felipe Constantino Maximiliano Rufo Esteban Luis Rodolfo de Hannover, de 33 años, acaba de pedirle la mano a su novia, la diseñadora de origen ruso Ekaterina Malysheva, de 29. Amigos de la pareja han revelado a este periódico que el noble alemán aprovechó una escapada a la paradisíaca isla griega de Spetses, en el Golfo Sarónico, para proponerle matrimonio. Naturalmente, ella dijo que sí.

«Llevan saliendo desde hace cinco años y viven juntos en Londres. Se quieren mucho y hacen una pareja ideal. Ernesto Augusto consideraba que era hora de casarse», explican las amistades del príncipe, quien desde 2004 gestiona el fabuloso patrimonio de su familia, una de las más antiguas de la nobleza europea. Aunque se dedica al mundo de las finanzas en la capital británica, el «hijastro» deCarolina de Mónaco compagina su trabajo en la City con el cuidado del castillo de Marienburg y otras propiedades de los Hannover en Alemania y Austria. De hecho, está desde hace meses en conversaciones con el estado de Baja Sajonia para sanear las cuentas de Marienburg, conocido como «el Neuschwanstein del norte».

Nomina de celebridades

La futura novia, que tiene su propia marca de ropa y viste a celebrities como Sienna Miller, Miley Cyrus, Rita Ora o Poppy Delevingne, ha encajado a la perfección en el seno de los Hannover. «Están todos muy felices con la boda. Además, Ekaterina se lleva muy bien con su futura suegra, Chantal Hochuli. Se han hecho muy buenas amigas», añaden fuentes de su entorno. Ella misma lo confesó en una reciente entrevista a la revista «W»: «La madre de mi novio es un icono de estilo para mí. Es elegante y cool a la vez, tiene un estilismo al que todos deberíamos aspirar. Y hace los mejores regalos».

Invitados reales

Tras la boda, que se celebrará el próximo año en el castillo familiar del novio, Ekaterina se convertirá en Su Alteza Real, princesa de Hannover y duquesa de Brunswick-Lüneburg. Además, pasará a formar parte de una de las familias más encumbradas de la realeza del Viejo Continente. Ernesto Augusto Jr. desciende de Jorge III del Reino Unido, de la Reina Victoria, del Káiser Guillermo II de Alemania, y se encuentra en la línea de sucesión al Trono británico. Entre sus padrinos de bautizo figuran el Rey Constantino II de Grecia, hermano de Doña Sofía; y Felipe VI, que por entonces era Príncipe de Asturias.

AP

Dados los lazos de sangre del novio con muchas de las casas reinantes en Europa, es más que probable que numerosos reyes y príncipes herederos sean invitados al enlace, incluidos el Rey Felipe y Carlos de Inglaterra, gran amigo y primo lejano de los Hannover. Además, se da por descontado que rostros conocidos de la jet set alemana, como la princesa Gloriavon Thurn und Taxis o el magnate Mick Flick, heredero de la Mercedes-Benz, acudirán a la boda. Desde Madrid viajará el hermano del novio, Christian de Hannover, que vive desde hace años en la capital de España, y la it girl Cósima Ramírez, hija de la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada y amiga de la novia.

Carolina de Mónaco y su marido
Carolina de Mónaco y su marido- EFE

La boda del príncipe alemán con la diseñadora de origen ruso también servirá para escenificar el reencuentro de Ernesto de Hannover con su todavía esposa, Carolina de Mónaco. La pareja, que casó en 1999 y se separó en 2009, nunca se ha divorciado. Tienen una hija en común, la princesa Alejandra, de 17 años, y una casa en Fontainebleau, donde vivieron los capítulos más felices de su matrimonio. Como recuerdo de aquellos tiempos, la hija del difunto Rainiero todavía utiliza el tratamiento de Alteza Real y el título de princesa de Hannover, y mantiene una excelente relación con los hijos de su marido.