Helen Lindes y Rudy Fernández
Helen Lindes y Rudy Fernández - INSTAGRAM

Helen Lindes y Rudy Fernández dan la bienvenida a Alan, su primer hijo

La pareja ha anunciado la buena noticia a través de sus respectivas cuentas de Instagram

MadridActualizado:

La Navidad se ha adelantado en casa de Helen Lindes (35) y Rudy Fernández (31). El Gordo de la Lotería ha llegado en forma de bebé. El mayor regalo que podrían desear para estas fechas tan señaladas se presentó ayer en sus vidas. La modelo canaria y el jugador de baloncesto mallorquín, que milita en el Real Madrid, se estrenaron como padres.

«¡Bienvenido, Alan! Gracias por hacernos sentir los padres más afortunados del mundo. El 22 de diciembre siempre será muy especial. Estamos completamente enamorados de ti», anunciaron ambos progenitores en sus respectivos perfiles de Instagram. A las pocas horas del alumbramiento en Madrid, quisieron dar la buena nueva al mundo entero y trasmitir lo felices y orgullosos que se sienten con el nacimiento de su primer hijo.

Bienvenido Alan!! Gracias por hacernos sentir los padres más afortunados del mundo... el 22 de diciembre siempre será un día muy especial!! Estamos completamente enamorados de ti...😍@rudy5fernandez #Alanyaestaaqui #feliz #happy #familia #Navidad

Una foto publicada por Helen Lindes Griffiths (@helenlindesgrif) el

Alan, que nació por cesárea, fue el nombre elegido por Lindes, en honor a su madre de origen inglés. Además, como reconoció en una entrevista para ABC, en octubre, querían un nombre reconocible en cualquier parte, ya que esperan «que sea un chico que viaje mucho».

El pequeño es el broche de oro a una relación que comenzó, para sorpresa de todos, en el verano de 2011. Ambos coincidieron en un gala benéfica y, desde ese momento, supieron que su amor sería de por vida. Cuatro años duró el noviazgo que les llevó a pasar por la vicaría para darse el «sí, quiero» en una romántica ceremonia, en un castillo del siglo XVII de La Fortaleza. La propiedad, situada en una península conocida como Punta Avançada, en Pollença (Mallorca), es una de las mansiones privadas más caras de España. Los 87.350 metros cuadrados de parcela (entre terrazas, jardines piscinas, calas privadas y hasta un helipuerto) fueron testigos de la boda de cuento de hadas que protagonizó la pareja.

Cambio de vida

Hasta hace bien poco, Lindes no era «ni de niños ni de bodas». Desde el minuto uno de la relación, Rudy quería tener un hijo, pero ella no lo tenía tan claro. Ella deseaba primero casarse. «Le convencí, lo disfrutamos mucho y ahora él va a cumplir el sueño de tener un hijo», declaró hace un par de meses para este mismo periódico.

La maternidad le cambió la vida. Aparcó sus proyectos profesionales para centrarse en lo que verdaderamente importaba. En ella afloraron «sentimientos que no había experimentado hasta el momento». Poco a poco fue haciéndose a la idea y dejando atrás los nervios de madre primeriza. «Puedo contar con los dedos de una mano las veces que he cogido a un bebé en brazos», expresaba con temor la modelo. Los miedos no tardaron en esfumarse.

Durante los nueves meses de gestación, el feliz matrimonio compartió orgulloso en las redes el momento tan especial por el que ambos estaban atravesando. Incluso cuando estaban preparando la maleta para llevarse al centro hospitalario el día del nacimiento. Por eso, quizá, ambos quisieron ser los primeros en dar a conocer la llegada del pequeño Alan y compartir con todos sus seguidores esa gran ilusión. Con el 2016 a punto de terminar, comienzan una nueva vida como padres. Un cierre perfecto.