Jorge Javier Vázquez
Jorge Javier Vázquez

Jorge Javier VázquezAsí es la habitación en la que se encuentra ingresado Jorge Javier Vázquez

El presentador de televisión fue operado de urgencia esta semana en el Hospital Universitario La Zarzuela por un «un cuadro de hemorragia subaracnoidea de origen aneurismático»

Actualizado:

Cuando Jorge Javier Vázquez (48 años) acudió a urgencias del Hospital Universitario La Zarzuela el pasado sábado por un «dolor de cabeza», no pensaba que tres días después sería operado de urgencia por «un cuadro de hemorragia subaracnoidea de origen aneurismático».

La operación fue todo un éxito. No tardó en pasar de la UCI a planta, donde se encuentra en una suite amplia y espaciosa que cumple con todas sus necesidades y cuenta con todo el equipamiento: desde una televisión de plasma, sofá cama para las visitas que decidan quedarse a dormir e, incluso, un cuarto de baño independiente.

Evidentemente, Jorge Javier Vázquez no cuenta con los mismos lujos de su cómodo hogar, pero lo cierto es que resulta agradable la estancia. Los pacientes tienen la oportunidad también de contar con un servicio de peluquería, una caja fuerte en el interior de la habitación y una tienda de regalos en la plata baja del centro, además de un oratorio situado en el sótano y misas cada domingo por la mañana.

Por si fuera poco, Jorge Javier no tiene, por su dolencia, que someterse a una dieta estricta, por lo que practicamente puede comer lo que quiera. En una de las visitas, Mila Ximénez aseguraba que estaba todo el rato comiendo jamón. «La habitación huele a jamón que tira para atrás porque no para de comerlo», contaba a la vez que aseguraba que ella se encontraba a plan.

Unas comodidades con las que tendrá que convivir por el momento, pues tiene que guardar reposo absoluto, como así le han recomendado los facultativos del centro hospitalario. Después de que sea dado de alta, todavía le queda una larga recuperación en su hogar hasta que pueda volver a su trabajo. Menos mal que cuenta con todo el apoyo de sus compañeros y de su expareja, Paco, que no se ha movido de su lado desde el pasado sábado, día de su ingreso hospitalario.