El Príncipe Harry junto a su mujer Meghan Markle, el día de su boda
El Príncipe Harry junto a su mujer Meghan Markle, el día de su boda - REUTERS

La «obsesión» del Príncipe Harry por defender a Meghan Markle

La tensa relación de la estadounidense con su familia política ha provocado más de un enfrentamiento entre los dos hermanos

Actualizado:

Tan solo lleva dentro de la Familia Real británica medio año, pero el idilio que causaba Meghan Markle sobre la opinión pública no solo se ha desvanecido, sino que le ha sustituido un sentimiento de desprecio hacia la mujer del Príncipe Harry.

La duquesa de Sussex ha pasado en pocos meses de ser la más querida y admirada a ser criticada por su supuesto carácter despótico. Mientras arrecia la tormenta mediática por las supuestas malas relaciones entre Meghan Markle y su cuñada Catalina de Cambridge, la semana pasada se supo que Samantha Cohen, asistente personal de la Duquesa de Sussex, abandonará su puesto en cuanto la exactriz dé a luz la próxima primavera. A Cohen –persona de confianza de la Reina Isabel II– se le encomendó instruir a Meghan en las complejidades de la Familia Real británica. Esta no es la única polémica que ha surgido en torno a la estadounidense, Melissa Touabti, otra asistente personal, renunció a su puesto seis meses después de su boda con el Príncipe Harry.

Un culebrón al que esta semana se ha sumado Emily Andrews, periodistas acreditada en el palacio de Buckingham, quien aporta nuevas informaciones sobre la tensa relación de Meghan con su familia política, lo que ha provocado una disputa entre su marido y su hermano, el Príncipe Guillermo. «El Príncipe Harry sufre una obsesión por proteger a su esposa para que no caiga víctima de la presión mediática y la familia Real que sufrió su madre -la Princesa Diana de Gales-». Según informa la periodista, el hijo pequeño de Lady Di «no soporta ninguna crítica sobre Meghan», quien asegura que el joven quedó muy marcado por la afligida vida que llevó su madre. «Enrique siente que no pudo proteger a su madre por lo que hace todo lo posible para proteger a su esposa. Es su forma de expiar su sentimiento de culpa. Es tan protector que a menudo ve críticas negativas donde no hay ninguna».

Durante el 20 aniversario de la trágica muerte de la Princesa Diana –31 de agosto de 1997–, en un accidente de tráfico en París, su hijo menor se sinceró sobre cómo fueron esos momentos tan difíciles de su vida, cuando apenas tenía 12 años. Hasta ese momento, ni él ni su hermano Guillermo se habían pronunciado públicamente sobre ello, pero Harry decidió relatar el drama que ocupó buena parte de su vida. «Mi forma de lidiar con esto era meter la cabeza en la arena, negándome a pensar en ella, porque me decía: ‘‘¿En qué me puede ayudar? Esto solo me va a poner triste. No va a traerla de vuelta’’», declaró en una entrevista a «The Telegraph». Enrique, que durante años tuvo una merecida fama de juerguista, contó que trató de anular sus emociones y no fue hasta los 28 años cuando buscó ayuda profesional, tras la insistencia de sus más allegados y en especial de su hermano mayor. «Pasé 20 años tratando de no pensar en mi madre y, también, dos años de caos total».

Peleas

Esta no ha sido la primera vez que la estrechísima relación entre los hermanos se quiebra. Cuando comenzó su noviazgo con la actriz acusó a su hermano mayor de intentar terminar con su relación por los comentarios negativos que realizaba sobre ella frente al resto de la familia. Poco a poco el compromiso entre ambos se afianzó y desde ese momento el duque de Cambridge se convirtió en uno de los mejores apoyos de la pareja.

Quizás esta obsesión por proteger a su mujer le ha hecho huir de Kensington Palace y asentar su vivienda en Frogmore Cottage (Windsor). Tras este anuncio, la prensa británica comenzó a especular sobre los motivos de este abandono. «Meghan y Kate no se llevan bien», «El malestar entre sus esposas está separando a Guillermo y Harry» o «Son personas muy diferentes» fueron algunos de los titulares que se publicaron. Las versiones extraoficiales apuntaba a un «mal carácter» de Meghan.