José Moro y Gonzalo Miró brindan con una copa de Malleolus
José Moro y Gonzalo Miró brindan con una copa de Malleolus - ABC

Gonzalo Miró: «A mi madre la he echado de menos siempre y lo seguiré haciendo»

El presentador hace balance de su vida en un emotivo video junto al bodeguero José Moro para celebrar el XX aniversario del vino Malleolus

MADRIDActualizado:

El pasado ha irrumpido en su vida como un vendaval. De forma involuntaria e inesperada. El nombre de Gonzalo Miró copa estas últimas semanas un sinfín de informaciones y titulares por sus tres años de discreto noviazgo con la cantante Malú, quien actualmente mantiene una relación con Albert Rivera. El presentador está en el ojo del huracán informativo, una situación que le incomoda. Él trata de refugiarse en sus proyectos profesionales y guardar silencio ante la polémica.

De lo más relajado y sincero se ha mostrado ante José Moro, presidente de las bodegas Emilio Moro. Este año, celebran el XX aniversario de Malleolus, una de sus referencias más importantes, un vino procedente de viñas viejas que condensa la más pura esencia de la Ribera del Duero.

La relación de Gonzalo Miró con las bodegas se remonta a hace diez años cuando fue nombrado embajador. Ahora vuelve a sentarse frente a frente con José Moro para reflexionar sobre qué ha cambiado en estos últimos diez años. «No se puede obviar lo que te da la experiencia y el paso de los años. Saber tomarte las cosas de otra manera. Me considero una persona bastante afortunada. Rodeada de gente buena, mi madre ya me dejó rodeado de gente muy buena. He tenido siempre la suerte de dedicarme a cosas que me gustan relacionadas con los medios de comunicación y el deporte y en su momento, el cine. He podido permitirme el lujo de viajar que es algo que me encanta».

Ver esta publicación en Instagram

Mamá y yo. ❤️

Una publicación compartida de Gonzalomiro (@mirogonzalo) el

Durante la conversación no han faltado unas palabras de recuerdo dirigidas a su madre, Pilar Miró, quien falleció en 1997 de un infarto. «A mi madre la he echado de menos siempre y lo seguiré haciendo. Una vez en una entrevista le preguntaron cómo era yo de pequeño y dijo: "Gonzalo no solo parece sueco, sino que se lo hace". Porque era muy rubito y con los ojos azules», bromea.

Al preguntarle sobre con quién se tomaría la última copa de vino, Miró ha preferido no dar ningún nombre. «Me gustaría estar rodeado de la gente que yo quiero e intentar convencerles de que sean felices sin dejarse contaminar por el ruido exterior».

«Y, ¿qué es la felicidad para Gonzalo Miró?». Piensa unos segundos antes de contestar. «Para mí la felicidad es estar a gusto, feliz sin ningún tipo de carga sobre la espalda, sin preocupación excesiva por cosas que realmente no la tienen. Estar con mi gente en esa bodeguita con la leña y unas chuletitas de cordero, con un buen vino... Sé disfrutar de ese tipo de cosas».