Carlota Casiraghi - REUTERS
FESTIVAL DE CANNES

La gala más solidaria y «chic» del año

Miembros de la realeza y celebridades del cine, la moda y la música asisten a la gala amfAR en un palacio en la Costa Azul

MADRID Actualizado:

Como cada año durante el Festival de Cannes, anoche se celebró la gala benéfica Amfar, a favor de la lucha contra el Sida, y que este año homenajeaba el recuerdo de la fallecida actriz Elizabeth Taylor, muy impolicada en esta causa. Una velada muy exclusiva a la que acudieron todas las estrellas que pasean estos días por la Costa Azul francesa.

La lista de invitados contó con 800 nombres a 4.200 euros el cubierto, asistentes como el príncipe Alberto de Mónaco y su prometida, Charlene Wittstock, que subastaron divertidos una cena con ellos (por la que se pagó un millón de euros); o su sobrina, la bellísima Carlota Casiraghi.

Entre las celebridades se encontraban los miembros del jurado del festival, Uma Thurman y Jude Law, así como su presidente, Robert de Niro. Junto a ellos estuvieron figuras de distntas escenas del «star system». Como representantes del mundo del cine estuvieron Sharon Stone, Goldie Hawn, Sean Penn, Freida Pinto o Jane Fonda. El mundo de la moda es tradicionalmente solidario en esta gala, y allí acudieron diseñadores como Karl Lagerfeld, Roberto Cavalli o Donatella Versace (acompañada por su hija Allegra), y modelos como Karolina Kurkova, Milla Jovovich, Alessandra Ambrosio, Anja Rubik, Naomi Campbell, Bar Refaeli o Naomi Campbell. El toque musical lo pusieron, entre otros, Elton John, Boy George, Courtney Love o Janet Jackson.

Asimismo, hubo una representación de miembros de la aristocracia y la realeza como el príncipe italiano Emmanuel-Filiberto de Saboya y su mujer, Clotilde Courau; o Sarah Ferguson.

Todos ellos participaron activamente en las subastas, que incluían lotes como clips de películas de Liz Taylor, fotografías de edición limitada de Herb Ritts, un retrato de Andy Warhol, relojes de lujo o una escapada a Bali. La velada recaudó ayer casi siete milloners de euros, una generosa cifra que ha batido todos los récords de la subasta.