ABC

El fundador de Huawei abandona su retiro dorado para defender su fortuna

A sus 74 años acumula 2.990 millones de euros, es padre de tres hijos y se ha casado tres veces

Corresponsal en PekínActualizado:

La guerra comercial entre Estados Unidos y China, que tiene en la diana al gigante de las telecomunicaciones Huawei, ha obligado a su fundador, Ren Zhengfei, a salir de su retiro dorado en defensa de su compañía. Durante la mayor parte de sus 74 años, este antiguo ingeniero militar se ha mantenido en segundo plano mientras Huawei se convertía en el primer proveedor mundial de las operadoras de telefonía e internet y en una de las principales marcas de móviles.

Pero la detención en diciembre de su hija, Meng Wanzhou, en Canadá por orden de EE.UU. y el veto de la Administración Trump por sospechas de espionaje le han puesto en el ojo del huracán. Aunque Meng fue puesta en libertad tras pagar una fianza de seis millones y medio de euros, durante los últimos meses, Ren ha multiplicado sus apariciones en los medios para negar las acusaciones de connivencia con el régimen chino y defender la profesionalidad de su empresa. Ayer, en su última entrevista con los medios chinos, entre ellos la televisión estatal CCTV, cautivó al público por su discurso razonado y sereno para calmar a sus clientes.

Tal y como aplaudieron las redes sociales chinas, Ren se mostró como un hombre pragmático que conoce el mundo en el que vive sin dejarse llevar por las soflamas patrióticas a las que tanto recurre el régimen del Partido Comunista, al que pertenece. Hasta reconoció que sus familiares usan iPhone y que, cuando viajan al extranjero, les hace regalos de la marca rival estadounidense Apple, que les encanta. Dejó claro que no se puede ser tan estrecho de miras como para confundir la preferencia por Huawei con el patriotismo.

Ren Zhengfei tiene dos hijas y un hijo. Sobre estas líneas, Meng Wanzhou y Annabel Yao
Ren Zhengfei tiene dos hijas y un hijo. Sobre estas líneas, Meng Wanzhou y Annabel Yao

En este país dominado por la propaganda, son declaraciones poco comunes de un magnate nada convencional que ha pasado inadvertido hasta ahora. Nacido en octubre de 1944 en el seno de una familia de profesores en las montañas de Guizhou, al suroeste de China, estudió Ingeniería en Chongqing y, tras licenciarse, trabajó en el sector civil. Pero en 1974, casi al final de la «Revolución Cultural», se alistó en el Ejército Popular de Liberación con la misión de montar una fábrica de fibra.

Aunque el mayor apoyo de Ren ahora mismo es Su Wei, su actual esposa, quien fue su secretaria. El magnate ha estado casado en otras dos ocasiones. Antes de fundar Huawei en 1987, tuvo con Meng Jun, su primera mujer, a sus hijos mayores: Meng Wanzhou y Meng Ping. La primera comenzó siendo recepcionista de la empresa familiar y terminó como directora financiera. A sus 46 años, Wanzhou se ha casado dos veces y tiene cuatro hijos. De su hijo Meng Ping se sabe poco. Trabaja en la empresa familiar, pero no tiene ninguna intención de coger las riendas de Huawei, que su padre levantó con poco más de 3.000 euros y le ha generado una fortuna de 3.400 millones de dólares (2.990 millones de euros).

Tras fundar Huawei, Ren se divorció de su mujer para casarse con Yao Ling, la madre de Annabel Yao (20 años), su tercera hija. La joven estudia ciencias informáticas en Harvard y deslumbró en diciembre en su puesta de largo ante la elite global en el tradicional Baile de Debutantes de París. Al contrario que su familia, Annabel expone todo lo que hace en su cuenta de Instagram.