el Rey Harald, el Rey Felipe, Victoria de Suecia, Ingrid Alexandra, Marta Luisa de Noruega, Marit Tjessem y Federico de Dinamarca
el Rey Harald, el Rey Felipe, Victoria de Suecia, Ingrid Alexandra, Marta Luisa de Noruega, Marit Tjessem y Federico de Dinamarca - EFE

La emotiva confirmación de Ingrid de Noruega

Arropada por sus seis padrinos, entre los que se encuentra el Rey Felipe VI, la joven Princesa vivió con solemnidad y emoción uno de los días más importantes de su vida

Berlín Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La ciudad de Oslo se vestía ayer de gala para celebrar la confirmación de la Princesa Ingrid Alexandra, hija de los Príncipes Herederos Haakon y Mette-Marit de Noruega. A la ceremonia luterana asistieron sus seis padrinos de bautizo, entre los que figuraba el Rey Felipe VI. Junto a él, testificaron por Ingrid su abuelo, el Rey Harald V; su tía, la Princesa Marta Luisa; los Príncipes Herederos Federico de Dinamarca y Victoria de Suecia, y su abuela materna, Marit Tjessem. La ceremonia, oficiada por dos mujeres obispo, la obispo de Oslo, Kari Veiteberg, y la presidenta de la Conferencia Episcopal Evangélica noruega, Helga Haugland Byfuglien, tuvo lugar en la capilla del Palacio Real de Oslo ante representantes de varias casas reales europeas, la Familia Real noruega al completo y las principales autoridades de este país nórdico, encabezadas por la primera ministra, Erna Solberg. También estaban la Princesa Mary de Dinamarca y su primogénito, el Príncipe Christian.

La Princesa Ingrid, que desde que cumplió 15 años ha comenzado a participar en actos públicos y está dando a conocer a los noruegos una gran personalidad, lucía un precioso bunad, traje de gala tradicional noruego, cuyo diseño data del siglo XVIII y que constituye un verdadero símbolo de una identidad nacional y cultural. En este caso, la Reina Sonia ha participado personalmente en su confección y en los ricos bordados que lo adornan, en tonos rojos sobre verde abeto, se apreciaban motivos florales y geométricos tradicionales de la región de Aust-Telemark. Fue un regalo de los reyes.

La Princesa estrenó un bunad, traje tradicional de gala, regalo de sus abuelos
La Princesa estrenó un bunad, traje tradicional de gala, regalo de sus abuelos - EFE

Rito evángelico

Puntualmente, a las 12 del mediodía, llegaba a la capilla la Familia Real noruega, visiblemente emocionada por tratarse de la primera confirmación que celebran en tres décadas. La última había sido la de Haakon en 1988. La Princesa, llamada a convertirse en la primera Reina noruega desde el siglo XV, cubría su bunad con la túnica blanca habitual en el rito evangélico, y avanzó hacia el altar envuelta en música de Vivaldi. Escoltándola, además de sus padres, sus dos hermanos Sverre Magnus y Marius, y los abuelos, Harald y Sonia de Noruega.

Ingrid en el Palacio Real de Oslo con sus padres, Haakon y Mette-Marit, y sus hermanos, Marius y Sverre Magnus
Ingrid en el Palacio Real de Oslo con sus padres, Haakon y Mette-Marit, y sus hermanos, Marius y Sverre Magnus - EFE

Los dos canales de la televisión pública noruega, que retransmitían la ceremonia, fijaron primeros planos en el rostro de la princesa, que se veía feliz y tranquila y en su camino saludaba inclinando la cabeza y sonriendo a los invitados. El templo aparecía adornado con espectaculares flores blancas y velas. La Princesa recibió la confirmación arrodillada ente el altar y tras renovar los votos del bautismo.

Momento de la confirmación de Ingrid de Noruega
Momento de la confirmación de Ingrid de Noruega - EFE

Todos los invitados pudieron seguir la ceremonia gracias a un libro editado para la ocasión en varios idiomas y que servía como programa, ya que en él se incluían las lecturas y el salmo que proclamó la tía de Ingrid, Marta Luisa, además de las notas y las letras de los cantos.

Útima hora

La presencia de Don Felipe estuvo en duda hasta prácticamente el último momento, ya que el viaje dependía de la evolución de Don Juan Carlos, tras ser operado hace justo una semana en una intervención en la que le realizaron tres baipás coronarios, según informó la Casa Real noruega. La Reina Letizia no lo acompañaba.

Don Felipe (arriba) y la Princesa Victoria de Suecia, padrinos de Ingrid
Don Felipe (arriba) y la Princesa Victoria de Suecia, padrinos de Ingrid - EFE

Ingrid termina así sus vacaciones de verano, en las que también ha tenido ocasión de disfrutar de las costas españolas que tanto le gustan. Toda la Familia Real ha pasado unas vacaciones en Formentera y, después, la princesa volvió a nuestro país para disfrutar de la Costa del Sol y asistir al Festival Starlite de Marbella, concretamente a un concierto de John Legend.

Tras su confirmación, retomará sus estudios en la Escuela Internacional de Bekkestua, un centro privado de Oslo, además de su habitual programa de piano y deportes, entre los que destaca el esquí. A raíz de la enfermedad de su madre, que padece fibrosis pulmonar crónica, una afección respiratoria, la Princesa está tomando ya parte activa en la agenda de la Casa Real y ha aplazado unos proyectados estudios en el extranjero.