Felicity Huffman y Lori Loughlin podrían ir a prisión

Ambas actrices se enfrentan a la posibilidad de una pena de cárcel por sobornar en favor de la admisión de sus hijas en la Universidad

Los ÁngelesActualizado:

Felicity Huffman podría pasar un año en prisión después de admitir su culpabilidad y llegar a un acuerdo por sobornar para conseguir que su hija fuera admitida en la Universidad que ella deseaba. Por su parte, Lori Loughlin y su marido podrían llega a recibir una sentencia de 10 años tras no admitir su culpabilidad y el fiscal añadir contra ellos la acusación de blanqueo de capital.

Las consecuencias para ambas actrices son terribles, pues las dos enfrentan la posibilidad de una pena de cárcel por sobornar en favor de la admisión de sus hijas a la Universidad sin tener las credenciales necesarias para ello. Desde el día en que Felicity Huffman y Lori Loughlin se vieron envueltas en este escándalo todo el mundo se preguntaba si las actrices recibirían penas de cárcel. El pasado 12 de marzo, la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos en Massachusetts anunció que había acusado a 50 personas, entre ellas Huffman y Loughlin, por soborno en las Universidades.

Las dos actrices, junto con entrenadores, asesores de admisiones, otros padres y el esposo de Loughlin, el diseñador de modas J. Mossimo Giannulli, fueron acusados de falsificación de calificaciones del SAT, examen de entrada a la universidad, y de mentir sobre sus habilidades atléticas, entre otros supuestos delitos. Huffman aceptó declararse culpable y declaró en un comunicado. «Acepto mi culpa con profundo pesar y vergüenza, soy responsable de mis acciones y aceptaré las consecuencias que se derivan de las mismas». Loughlin, sin embargo, aún no ha admitido ninguna culpa, y las cosas empeoraron para ella el martes, cuando, junto a Giannulli y otros 16 padres, recibieron un cargo de delito mayor adicional por lavado de dinero. A pesar de que las dos mujeres fueron acusadas al mismo tiempo, sus casos son marcadamente diferentes. Desde el principio, Loughlin ha enfrentado más tiempo en la cárcel que Huffman.

Huffman supuestamente pagó 15,000 dólares al consultor de admisiones William «Rick» Singer y su organización sin fines de lucro, Key Worldwide Foundation que según los fiscales era en realidad una tapadera para aceptar sobornos. Singer supuestamente facilitó el engaño en la prueba SAT de la hija de Huffman haciendo que un supervisor corrigiera las respuestas de la adolescente. Cuando Huffman decidió declararse culpable, el fiscal de los Estados Unidos calculó su «nivel de delito» en 9, que se identifica con una sentencia de 4 a 10 meses. Pero por llegar a un acuerdo se reduce a nivel 7 con un máximo de 6 meses de cárcel. Además, Huffman cumpliría 12 meses de libertad condicional y una multa de $ 20,000.

Mientras tanto, Loughlin sobornó con medio millón de dólares para que sus hijas ingresaran a la Universidad del Sur de California y tanto que ella y como Giannulli falsificaron las credenciales de las adolescentes para que fueran reclutadas en un equipo de remo cuando ellas nunca habían participado en esa competición. La cantidad de dinero involucrada en el caso significa que su «nivel de ofensa» sería mucho más alto que el de Huffman. Además, la decisión de Huffman de declararse culpable redujo su sentencia y, en ausencia de un acuerdo de culpabilidad, la pena de Loughlin será significativamente mayor y podría llegar a los 10 años de cárcel.