CORDON PRESS

Fallece a los 83 años la princesa Elisabeth de Dinamarca

Era prima hermana de la reina Margarita II de Dinamarca, quien sufre así una nueva pérdida tras la muerte de su marido, el príncipe Enrique

CORRESPONSAL EN BERLÍNActualizado:

Nunca se casó, por lo que mantuvo el título de princesa. Elisabeth, de 83 años, «falleció este martes por la tarde mientras dormía, a las 18:15, rodeada de su familia más cercana» indica un texto de la Casa Real de Dinamarca en Instagram agregando que «la princesa formaba parte de la línea de sucesión al trono danés y pasó sus últimos años en el Castillo de Sorgenfri». La princesa Elisabeth era prima hermana de la reina Margarita II de Dinamarca, quien sufre así una nueva pérdida luego de la muerte del príncipe Enrique en febrero.

Hija del príncipe Canuto –hermano menor del anterior monarca Federico IX, padre de la actual reina– y la princesa Carolina, Elisabeth nunca se casó ni tuvo hijos, pero vivió junto al director de cine Claus Hermansen durante más de 20 años, hasta que este falleció en 1997.

Elisabeth fue una auténtica adelantada a su tiempo, la princesa trabajó para el Ministerio de Asuntos Exteriores desde 1956 hasta 2001 y fue una de sus figuras clave. Por periodos de cuatro años entre las décadas de 1970 y 1980, prestó servicios diplomáticos en la embajada danesa de Estados Unidos.

El padre de la fallecida princesa estuvo muy cerca de ser el sucesor del padre de la actual soberana: la ley sálica que impedía a las mujeres llegar al trono descartaba a las hijas de Federico IX –Margarita, Benedicta y Ana María– por lo que Canuto era el único candidato para hacerse con el trono de la actual reina Margarita. En 1953 sin embargo, Federico IX logró abolir la ley sálica dejando vía libre a Margarita y postergando a Canuto y sus hijos a un segundo plano.

De los tres hijos de Canuto –Elisabeth, Ingolf y Christian–, la princesa Elisabeth era la única que seguía manteniendo el título ya que sus hermanos renunciaron a él para contraer matrimonios morganáticos. Ingolf es el único de los tres hermanos que sigue con vida; renunció al título para casarse con Inge Terney por lo que pasó a llamarse conde Ingolf de Rosenborg.