Imagen del cartel que invade las calles de Los Ángeles
Imagen del cartel que invade las calles de Los Ángeles - AFP

Un exmilitar, responsable de la campaña contra Meryl Streep

Ha empapelado las calles de Los Ángeles con unos controvertidos carteles de la actriz

LOS ÁNGELESActualizado:

Divide y vencerás. Esta vieja estrategia es la que se ha empleado contra Meryl Streep (68 años). El oportunismo ha convertido la frase «She knew» («Ella sabía») en el eslogan de una maniobra de desprestigio sobre la actriz más laureada de la historia del cine -con sus tres Oscar y sus 20 nominaciones-, que en un principio se atribuyó a las responsables de #Metoo («Yo también»), campaña contra los abusos sexuales que cada día sobresaltan a algún poderoso en EE.UU. desde que estallara el caso Harvey Weinstein.

Esta semana, múltiples calles de Los Ángeles aparecieron empapeladas con pósters que reproducían una fotografía en blanco y negro del productor Harvey Weinstein junto a una sonriente Meryl Streep. Sobre el rostro de la actriz se estampó la frase «She knew» en un llamativo color rojo, dejando boquiabiertos a los viandantes. La primera reacción, tanto de los medios norteamericanos como de las redes sociales, fue atribuir al movimiento #Metoo tan vergonzosa iniciativa. La oportunidad venía a propósito del enfrentamiento en Twitter entre la actriz Rose McGowan, cabecilla del grupo de mujeres que han acusado a Weinstein por agresiones sexuales, y la célebre intérprete. Sin embargo, y para vergüenza de quienes se hicieron eco de esta noticia falsa, ha sido un exmarine, que se autoproclama artista callejero, quien junto a dos amigos empapeló la ciudad con la imagen de Meryl.

Sabo -apelativo artístico del exmilitar de 49 años-, se ha atribuido él mismo la campaña, según informa el periódico «The Guardian». «Ella nos golpeó y nosotros le hemos devuelto el golpe», ha dicho en referencia a las críticas que Streep había vertido contra el presidente Donald Trump. Además, Sabo admite que no está seguro si la actriz conocía o no los abusos de Weinstein, pero poco le importaba. «Probablemente todo el mundo lo sabía en la industria. Tal vez ella le llevaba carne fresca a Harvey», ha declarado.

Streep ha negado tener conocimiento de las agresiones sexuales del productor, al tiempo que calificaba como heroínas a las mujeres que se atrevieron a acusarle. Para ella es importante que se sepa que el suyo no ha sido un silencio cómplice: «No todo el mundo sabía», dice. Pero eso no ha sido suficiente para una enfurecida Rose McGowan, quien ha proclamado que «actrices, como Meryl Streep, que han trabajado felizmente con el monstruoso cerdo, vestirán de negro en los Globos de Oro para colaborar en la protesta silenciosa. Pero el silencio es el problema. Odio vuestra hipocresía».