Eugenia Osborne, esta semana, en la presentación de Scalpers
Eugenia Osborne, esta semana, en la presentación de Scalpers - BELÉN DÍAZ

Eugenia Osborne: «Lo de Cristina Cifuentes me podía haber pasado a mí»

«Lo que ha pasado con las cremas, quiero pensar que ha sido un error», dice la segunda hija de Bertín Osborne

MADRIDActualizado:

A estas alturas del año Eugenia Osborne solo piensa en las próximas vacaciones de verano. Ese momento en el que podrá pisar el freno y poner la mente en blanco, disfrutar de la familia y «no escuchar el despertador a las siete de la mañana». La segunda hija que tuvo Bertín Osborne con Sandra Domecq presentó esta semana, en el centro de Madrid, la primera colección de la línea femenina de la firma Scalpers. Entre posado y posado, comentó a ABC que se siente «muy afortunada» al poder compaginar su faceta como madre con este tipo de campañas y el tiempo que le dedica a Lo’ne Jewelry, su firma de joyería.

Casada con Juan Melgarejo desde hace siete años, Eugenia afirmó que cada día que pasa está más convencida de que es el amor de su vida. Juntos han tenido tres hijos: Juan (6), Sandra (4) y Tristán (2). « Tengo bastante libertad de horarios y me organizo para intentar estar casi todas las tardes con mis niños», contó Eugenia. Y añadió: «Mi marido viaja mucho por trabajo y no puedo delegar en él a la hora de organizarme con los niños. Por suerte, tengo a alguien que me ayuda en casa y se queda con ellos cuando yo no puedo».

¿Cómo viven sus hijos la fama de su abuelo? ¿La entienden?

De una manera muy natural, como nosotras con mi padre, no lo ven raro. Cuando le ven en la tele, sí que preguntan qué hace ahí, pero les explicas que «el abuelo Bertín» tiene un programa de televisión y ya está. No preguntan más.

¿Ser hija de Bertín Osborne le ha beneficiado?

Tiene sus ventajas e inconvenientes. Me ha abierto puertas, pero sí que es verdad que te estereotipa. Te crea una imagen de «esta es hija de» y «esta no hace nada porque ya se lo dan todo hecho» que no es verdad. Si por algo se caracteriza mi padre es porque nos ha dejado vivir y nos ha hecho currarnos las cosas. Yo he trabajado en caterings, en bodas, sirviendo comida... todo eso me ha ayudado a valorar la importancia del trabajo.

¿Qué aplica en la educación de sus hijos que le haya enseñado su padre?

Él nos ha enseñado a ser positivos, a ver el lado bueno de la gente y de las situaciones.

Es muy activa en Instagram, donde tiene más de 50.000 seguidores. ¿Le preocupan los modelos a seguir de las nuevas generaciones a través de esta red social?

Me preocupa muchísimo. Lo que se ve en Instagram es bastante superficial y me da miedo que el día de mañana mis hijos empiecen a vivir de forma superficial, que crean que la vida es como la muestran algunos influencers. La vida es mucho más que eso.

Aunque con la dimisión de Cristina Cifuentes, quizá sea mejor que se fijen en los «influencers»...

Yo con este tema soy como mi padre: quiero pensar en el lado bueno de la gente. Lo que ha pasado con las cremas quiero pensar que fue un error. Y te juro que a mí me ha podido pasar. Porque alguna vez vas a hacer la compra y no coges el carro porque solo vas a por una cosa y luego empiezas a cargar y a coger más cosas... yo he llegado a meter algo en el bolso y luego me he acordado de sacarlo para pagarlo, pero me podría haber pasado eso. Podría haber salido del supermercado, haber abierto el bolso y haber encontrado algo que se me había olvidado sacar. Quiero pensar que a Cifuentes le ha pasado algo así.