Andrea Janeiro
Andrea Janeiro - Gtres

La eterna pesadilla de Andrea Janeiro

La niña más mediática de la televisión llegó a su mayoría de edad con la intención de vivir al margen de focos y exclusivas

MadridActualizado:

En el año 1997, Jesulín de Ubrique -el diestro que presumía de ser el que más ropa interior de mujer había recogido del ruedo- fue prendado por Belén Esteban, una rubia, tímida y sencilla chica de San Blas. Lograron salir un año juntos sin que su relación fuera conocida, y el 20 de julio de 1999, la pareja daba la bienvenida a su primera y única hija, Andrea Janeiro.

Ni un año tardaron madre e hija en abandonar Ambiciones, la finca familiar de los Janeiro. Una ruptura, que tal y como ha confirmado un millar de veces «la princesa del pueblo», se debió a la pesadilla a la que fue sometida por la familia política. Casi 20 años después, la televisiva y el torero siguen haciendo pública su mala relación. Sus dimes y diretes protagonizan los más variopintos titulares y llenan a día de hoy horas y horas de tertulia televisiva.

¡Hola!
¡Hola!

Sin embargo, en esta guerra intermitente hay una víctima que sufre en silencio: Su hija. Cuando Andrea Janeiro cumplió la mayoría de edad, emitió un comunicado en el que dejaba claro que no quería bajo ningún concepto convertirse en un personaje público: «Con motivo de la presión mediática a la que me estoy viendo sometida, quiero decir públicamente a los medios que pongan fin a dicha situación y a la vulneración de mis derechos al honor, la intimidad y a la propia imagen», decía en el escrito. «Ruego y agradeceré que se respete mi deseo, y mi pleno derecho, de vivir en el más estricto anonimato; reservándome, en caso de no ser así, las acciones legales que procedan para salvaguardarlos».

Aunque la joven sabía que lo tendría difícil. «Soy consciente de que tanto mi madre como mi padre son personajes públicos, pero por mi parte nunca he participado de ningún modo en esa exposición pública. He sido, y soy, coherente y consecuente con mi voluntad de permanecer ajena a los focos, y trato de preservar mi intimidad», finalizaba.

Belén Esteban

Desde el primer día de su mayoría de edad luchó por alejar a su hija del foco mediático. Tanto es así, que meses después confesó que en muchas ocasiones le ofrecieron protagonizar un reportaje con su hija por una suculenta cantidad de dinero: «Nos ofrecieron mucho dinero para posar las dos juntas y no acepté porque quiero que mi hija esté al margen», repitió en varias ocasiones. La niña más mediática de la televisión llegó a su mayoría de edad con la intención de no seguir la carrera televisiva de su madre y vivir al margen de focos y exclusivas.

Belén Esteban y Andrea Janeiro
Belén Esteban y Andrea Janeiro - GJB/GSR

Belén Esteban ha intentado por todos los medios que se hable de su hija lo mínimo en televisión. Tanto es así que ni siquiera la propia Belén pronuncia su nombre, sino que dice: «la persona que yo más quiero», cada vez que quiere hacer referencia a Andrea Janeiro. Sin embargo, con relativa frecuencia la niña está en boca de algún colaborador e incluso de su propia madre durante el programa «Sálvame», no permitiéndole ser la persona anónima que ella quiere.

La joven, ha vuelto a salir a la palestra debido a la mediática boda de su madre, hace unas semanas con su novio Miguel. A pesar de que la revista «¡Hola!» -con la que la colaboradora pactó un reportaje- tenía terminantemente prohibido publicar imágenes tanto de Andrea como de su novio, las redes sociales difundieron una imagen en la que se la puede ver junto a uno de sus primos.

Además, su corta visita a Madrid le permitió acudir al festival de música Mad Cool celebrado en la capital. Allí se pudo ver a la joven darlo todo junto a su madre y unas amigas durante el concierto de Rosalía.