Esther Cañadas da el gran salto: de las pasarelas al cine

CARLOS GALINDO
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

MADRID. La llamada del cine surgió en el momento oportuno. Esther Cañadas deseaba hacer cine, pero cine con un papel protagonista y no solamente un «cameo» en alguna que otra producción. Y esa oportunidad se la brinda Antonio del Real, que la «descubrió» en la colaboración que la modelo hizo en el vídeo-clip de Alejandro Sanz, y que, a partir del próximo lunes, la dirigirá en su película «Trileros», una producción en la que también intervienen nombres como Juanjo Puigcorbé, Juan Echanove, José Sancho, Mariola Fuentes, Antonio Gamero, Antonio Media, Enrique del Pozo o Juan y Medio, entre otros.

Será una película de acción, una divertida comedia en la que todos piensan divertirse.

«Me pone más nerviosa trabajar con los compañeros españoles que en la colaboración que hice con Pierce Brosnan», comenta la modelo alicantina en vísperas del comienzo del rodaje. «Me apetecía mucho hacer esta película -continúa-. No he trabajado más en cine porque no me llegaba ese guión que me apetecía. Dada la situación que vivimos en todo el mundo, hacer una comedia es magnífico. Además me encuentro muy arropada por todo el equipo».

Pero esta llegada como protagonista al cine no ha pillado desprevenida a la gran modelo internacional. Desde que leyó el guión, comenta, se ha estado preparando a conciencia en Nueva York y, en las últimas semanas en Madrid. «No quiero dejar nada en el aire. Me gusta hacer cine y este puede ser el comienzo, aunque no quisiera dejar las pasarelas. En Estados Unidos he tenido más de una propuesta y, concretamente, mi agente en Nueva York me reprochó que eligiera este guión cuando había tenido propuestas mucho mejores. Creo que no llegaban en el momento oportuno. Ahora quiero ver el cine desde dentro y ver si estoy capacitada para hacerlo y si me gusta el cine de verdad».

La presencia de Esther Cañadas en Madrid coincide con la celebración de la Pasarela Cibeles, donde, en anteriores convocatorias, fue una de sus estrellas. «Siempre que he podido he venido a la Pasarela Cibeles, pero en otras ocasiones, tanto por mis compromisos o por los de los diseñadores, no lo he hecho. Pero este año con la preparación de la película me ha sido imposible estar presente».

Tampoco se podía dejar a un lado los problemas por los que atraviesa la Fundación Sabera y sus ramas en España, Estados Unidos e India, además de la salida de la presidencia de honor de Melanie Griffith y Penélope Cruz en Estados Unidos, un asunto en el que sigue involucrada pero en el que no quiso profundizar. «No puedo opinar sobre lo que puedan pensar los demás; habría que preguntarles a ellos. Sabera no va a desaparecer en España, sino que se van a abrir otras oficinas y con otras personas. Estados Unidos e India es lo mismo, algo que la gente no ha terminado de entender. Y son los de allí los que se niegan a trabajar con las personas que actualmente la están manejando en España. No hay más; se ha convertido en un tema muy complicado cuando todo es muy fácil. Se puede ayudar desde cualquier parte. Hay unas niñas en India a las que estamos atendiendo y lo seguiremos

haciendo».

En el aspecto amoroso Esther Cañadas pasa de largo. No quiere hablar de tiempos pasados y no quiere dar datos ni nombres; prefiere «olvidar» algunos momentos personales vividos. Ahora está metida de lleno en el rodaje. Los resultados se verán más adelante.