Luis Figo y su mujer, Helen Svedin
Luis Figo y su mujer, Helen Svedin - GTRES

Los espléndidos 45 años de Luis Figo

El elegante exjugador del Barcelona y del Real Madrid se estrena como consejero de la UEFA

CORRESPONSAL EN LISBOAActualizado:

Luis Figo alcanza este sábado 4 de noviembre los 45 años, justo cuando su madurez camina de la mano de su elegancia y estrena un nuevo cometido de alto nivel. Sí, porque el exjugador portugués del Barcelona y del Real Madrid acaba de ser nombrado consejero y embajador de la UEFA.

Es una prueba más de que su imagen impecable y su corrección siguen jugando a su favor, tal vez en la antesala de que un día llegue a presidir el organismo que dirige los destinos del fútbol europeo, incluida la multimillonaria Champions League. Figo, con amplia experiencia en el mundo del márketing y de las empresas por internet, se encargará de mejorar las reglas del deporte rey, además de trabajar en estrecha colaboración con Aleksander Ceferin, el presidente esloveno de la UEFA.

La relación entre ambos es magnífica, como demuestran las palabras de su flamante jefe: «Figo se distinguió por ser un jugador fantástico y su conducta siempre fue ejemplar, tanto dentro como fuera del campo. Es una figura muy respetada y estoy encantado de que se una a nuestro equipo».

El matrimonio de Figo con la modelo sueca Helen Svedin, quien cumplió 43 años hace solo unos días, marcha viento en popa, siempre con el buen gusto y la exquisitez por bandera. Su hija mayor, Daniela (nacida en Barcelona, precisamente), se enfrenta a un reto arquetípico de sus 18 años: sumergirse en la vida universitaria. Para ello, la joven ha seguido los consejos de su padre, incluso aunque tuviera que abandonar el domicilio familiar en Madrid y cambiar de país.

Daniela ha sido admitida en la Universidad de Surrey, en la localidad de Guildford, 43 kilómetros al sureste de Londres. Mientras ella está en Reino Unido, sus hermanas Martin (15 años) y Stella (12) acompañan a quien fue Balón de Oro en 2000 en su casa madrileña de lujo.

De hecho, su residencia en la capital de España nunca ha estado en entredicho, puesto que se siente muy bien en la ciudad que lo acogió cuando Florentino Pérez lo convirtió en el primer «galáctico» del Bernabéu después de convencerle para dejar atrás el Camp Nou.

La fuerte polémica generada por aquella histórica decisión aún le persigue, pero él se siente muy agradecido por el cariño de los aficionados madridistas, que no olvidan al que se adueñó del número 7, el mismo que luce hoy Cristiano Ronaldo.

Curiosamente, los dos salieron de la cantera del Sporting de Lisboa, antecedente para su definitiva proyección internacional a través del Real Madrid. Luis Figo, que no dudó en realizarse la depilación láser para despojarse del vello que inundaba su pecho, aún tiene pendiente cumplir su gran sueño: el traslado de la Fundación que lleva su nombre a la «ciudad solidaria» que proyecta en Oeiras, a medio camino entre Lisboa y Cascais, muy cerca de Almada, la localidad donde nació en el seno de una familia de origen humilde.

«Ciudad solidaria»

Las obras no han finalizado todavía, pero siguen su curso al ritmo adecuado, en virtud del apoyo del Ayuntamiento y de la organización Equipo Móvil de Desarrollo Infantil e Intervención Precoz (EMDIIP). Juntos apuestan por lograr un objetivo común: agrupar en un solo edificio una serie de mecanismos de apoyo para aliviar las necesidades de familias problemáticas, así como de niños y jóvenes hasta los 18 años con enfermedades mentales, dificultades en el desarrollo personal o condiciones de deficiencia.

El primer eslabón de la cadena inversora (patrocinadores privados incluidos) ya se materializó, puesto que el protocolo inicial se firmó a comienzos de este año. En calidad de presidente de su propia Fundación, operativa desde 2003 pero solo con dos oficinas en el centro de Lisboa, Figo se muestra encantado con estos planes de ámbito social.

Su experiencia suele centrarse en áreas como la Salud, la Educación y el Deporte. Ahí se inscriben los partidos solidarios de fútbol que organizan periódicamente para recaudar fondos con veteranos al más alto nivel (Ronaldo, Zidane, etcétera). Su radio de acción implica una decidida apuesta por las terapias deudoras de las labores de los psicólogos.

Futbolista «superstar»

El ex 7 madridista no solo fue pionero en la era de futbolistas «superstars» bajo el paraguas del Real Madrid, también antecedió a David Beckham y a Cristiano Ronaldo en la senda del «lifestyle» y de los negocios.

Así lo puso de manifiesto cuando entró en la explotación minera en África y al poner en pie una especie de «holding» inmobiliario con propiedades en Portugal, España y Suecia, el país de su esposa. También se asoció en su momento con el empresario Paulo China para gestionar el complejo Suites Alba Resort & Spa y el Sete Café, en el Algarve. E incluso llegó a poner en marcha Dream Football, una «startup» y «app» nacida con vocación de descubrir talentos emergentes con el balón en los pies.