El error de protocolo de Meghan Markle en un encuentro con la Reina Isabel II

Por un momento, la Duquesa de Sussex olvidó las buenas formas y el estricto protocolo de la Casa Real inglesa

MadridActualizado:

Desde su anuncio de compromiso con el Príncipe Harry, Meghan Markle ha sido instruida en el arte de las buenas formas y el protocolo. La Familia Real inglesa algo se toma este tipo de asuntos muy en serio, no le gusta quedar en evidencia.

La formación y las horas empleadas en la Duquesa de Sussex han sido muchas. En los últimos meses ha perfeccionado la reverencia real, ha adoptado las medias transparentes como una segunda piel e, incluso, su inclinación es perfecta. Hasta ahora, esas clases magistrales parecían haber dado sus frutos, pocos habían sido los momentos en los que la Reina había tenido que reprocharle algo.

De hecho, Isabel II ha formado en algunos aspectos a la mujer de su nieto, incluso se la llevó a un viaje oficial juntas en el Tren Real británico. Quién mejor para hacerlo. Sin embargo, el segundo encuentro que han tenido no ha ido todo tan bien.

Este martes, la Duquesa de Sussex tuvo un pequeño desliz en el Palacio de Buckingham que no pasó desapercibido. Por un momento, la mujer del Príncipe Harry olvidó la pose en los compromisos oficiales. Esta debe ser con las piernas a un lado para mantener el equilibrio o bien con las piernas cruzadas por los tobillos, algo que no hizo Markle.

Menos mal que la Duquesa no tardó en darse cuenta de su error, apenas unos segundos. Un detalle que no habrá hecho ninguna gracia a Isabel II, muy crítica con estas cosas. Cierto es que no es fácil cumplir al detalle con todas las normas que implica ser un miembro de la Familia Real inglesa y más, si provienes de fuera, ajena a las recepciones reales y a los compromisos oficiales.

Harry and Meghan join the Queen and the Queen’s Young Leaders for their photo at the palace this evening #royal #dukeandduchessofsussex #harryandmeghan @people

Una publicación compartida de Simon Perry (@sperrypeoplemag) el

Un hecho similar le sucedió a Melania Trump hace tan solo unos días, en el encuentro que tuvo con los Reyes de España en la Casa Blanca. La primera dama estadounidense saludó a Doña Letizia con dos besos en vez de con la mano y cruzó las piernas durante la recepción en el Despacho Oval.