Ana Obregón

Del error al horror

Sin tapujos, ni sonrojos, los famosos dejan el glamour en casa y enseñan michelines, calvas y horteradas varias bajo el sol de agosto. Estas se llevan la palma

M. BIANCHI
Actualizado:

Ana Obregón:No quiere renunciar a su posado de inauguración de la época estival... ¡y van más de treinta! Ya, es una «tradición». Este año fue en Estepona y con un trikini azul con cristales al que no se atrevería ni Adriana Lima

Andrea Casiraghi: Ni la sal del mar ni la arena de Ponza tienen la culpa. Su «gesto» no podría resumir mejor el estilo de vida de los nuevos Grimaldi

Roberto Cavalli: También estuvo en la isla italiana junto a su jovencísima novia. El diseñador debe creer que los bañadores/vaqueros diminutos están de moda entre los veinteañeros

Cristiano Ronaldo: Se divierte en el Algarve con un muñeco hinchable. ¡No, no es Irina Shayk! Ella está en Nueva York

Joan Laporta: Quiso darlo todo en sus vacaciones en Formentera. El ex presidente del Barça presumió de yate lujoso, champán (francés), puros (cubanos), chicas guapas (¿rusas?), amigos y una tripa abultada. A veces «todo» es demasiado

Reese Witherspoon: Es una de las actrices mejor pagadas de Hollywood (28 millones de dólares al año). Y aun así lleva un biquini «flojo» en Hawai. Hay cosas que el dinero no puede comprar

Giorgio Armani: A sus 77 años luce cuerpazo... pero eso no lo exculpa de usar la prenda más infame de los veranos. Y sí, hablamos del bañador turbo

Kate Moss: La supermodelo no puede zambullirse en las aguas cristalinas de St. Tropez sin taparse la nariz. No vaya a ser que le entre agua... las sinusitis son para el invierno