Tyler Brûlé: «Solo nos encantan dos países, Japón y España»
Tyler Brûlé es fundador de las revistas «Wallpaper» y «Monocle» y columnista del «Financial Times» - monocle

Tyler Brûlé: «Solo nos encantan dos países, Japón y España»

La influyente revista «Monocle» recopila un listado de cien personas, lugares y acontecimientos en el marco de una campaña de apoyo al turismo en España

corresponsal en londres Actualizado:

La biblia del lector cosmopolita celebró ayer una fiesta en su sede londinense para presentar un especial monográfico sobre España. «Monocle» ha seleccionado en el último año cien personas, lugares y acontecimientos de un país que definen como «un lugar con diversidad artística, comida deliciosa y una naturaleza espectacular». Durante el acto, el fundador de la revista y columnista del «Financial Times», Tyler Brûlé -considerado como uno de los grandes prescriptores para la tribu global y cosmopolita que se pasa la vida en la sala VIP de un aeropuerto internacional- destacó la pasión de la revista hacia nuestro país. «Solo nos encantan dos países, Japón y España», aseguró.

«The Economist» se fijó en su día en la librería madrileña Tipos Infames para destacar la cara creativa de un país sepultado bajo la crisis. «Monocle» se detiene ahora en Atem Books como símbolo de lo que denomina «renacimiento creativo español». Esta editorial de Gerona, dirigida por María Cerezo y Emma Llensa, es la responsable de la revista «Carpaccio» y ofrece una innovadora plataforma de autopublicación para artistas y fotógrafos. «Monocle» combina instituciones consolidadas en el imaginario anglosajón -algunas ya apolilladas en realidad- del panorama cultural español como la galería Marlborough, Javier Mariscal o la galería Ivory Press con creadores y empresas realmente innovadoras y emergentes como el joven diseñador catalán Conrad Roset, la panadería Harina de Madrid o la fábrica de bicis artesanales guipuzcoana Axalko.

«Marca España» a la inglesa

La publicación, de 28 páginas, recopila los lugares y experiencias preferidas de «Monocle» en España publicados a lo largo del año en la revista en el marco de la colaboración económica con la oficina de turismo española, que ha apostado por «empotrar» la «marca España» en referentes editoriales como Condé Nast o Food and Drinks a través de la campaña «Necesito España». «Los folletos tradicionales ya no son efectivos», explica a ABC Enrique Ruiz de Lera, director de la oficina de turismo española en Londres. «La colaboración con "Monocle" nos permite dirigirnos a una audiencia diferente a la que ya pasa sus vacaciones en España", explicó ayer durante el acto de presentación.

Se trata de la tercera edición del «España 100» de «Monocle», pero los recortes presupuestarios han impedido que, como ocurrió en las dos ediciones anteriores, el suplemento vaya encartado dentro de alguno de los números mensuales de la revista. «Monocle» tiene una selecta audiencia de 70.000 lectores, por lo general viajeros y con un elevado poder adquisitivo, que devoran fielmente el menú a base de estilo de vida, tendencias globales, actores clave y ciudades emergentes que ofrece cada mes.

El «top 100» del diseño nacional

La selección arquitectónica contiene numerosos ejemplos asociados ya al insostenible desarrollo a base de inversiones faraónicas que empujó las cuentas públicas al desastre. La Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia, el MUSAC de León o el edificio de titanio diseñado por Frank Gehry para Marqués de Riscal en La Rioja conviven con ejemplos igual de punteros, pero más sostenibles por su menor escala. Así, «Monocle» se fija en el nuevo edificio del Instituto Oncológico de San Sebastián, la Fundación Botín diseñada por Renzo Piano o el hotel Cae a Claveles, diseñado en La Pereda por los arquitectos asturianos Longo+Roldán.

El diseño y manufacturas de ciertas marcas, a menudo familiares, sigue» seduciendo a muchos visitantes extranjeros a la caza de lo «cool». La mallorquina Camper es uno de los mejores ejemplos de diseño local con proyección global. Pero «Monocle» profundiza en este aspecto un poco más y recomienda acercarse a la cooperativa de artesanos de alfombras La Alpujarreña, en Granada, a las sandalias de esparto Castañer, en Banyoles, o las gafas de sol a base de «skates» reciclados de Vuerich B en Barcelona. Las figuritas de Lladró siguen presentes, incomprensiblemente, en esta nueva selección del diseño moderno español, en la que figuran la diseñadora de moda pamplonica Karlota Laspalas, las joyas del valenciano Vicente Gracia o empresa de diseño guipuzcoana Stua.

La gastronomía sigue siendo uno de los mayores señuelos de la debilitada «marca España» para atraer el tipo de «viajero de calidad» que lee «Monocle». El restaurante Diablo de Lanzarote, los cócteles de Javier de las Muelas en Barcelona, las bodegas Protos, el aceite de oliva de Jaén, la «ruta de tapas» de Sevilla, la feria del chorizo de Cantimpalos en abril o La Guita en Sanlúcar de Barrameda conviven en la selección de «Monocle» con opciones menos asequibles como Arzak o El Celler de Can Roca. Los destinos preferidos de la «familia Brûlé» -Formentera, Ibiza, Mallorca, País Vasco- conviven con iniciativas innovadoras que insertan el talento gastronómico español en el tejido productivo como el Basque Culinary Center, inaugurado hace un año, o la Fundación elBulli.