El Príncipe Hassan saluda a la Reina Doña Letizia durante la cena de gala
El Príncipe Hassan saluda a la Reina Doña Letizia durante la cena de gala - Facebook

Entresijos de una visita en la que los dos Reyes se conocían desde que eran niños

El Príncipe Hassan habla castellano, igual que su padre. Aún no conoce España, pero sí ha visitado el buque «Juan Sebastián Elcano»

Actualizado:

Mohamed VI se ha desvivido esta semana en gestos de aprecio hacia Don Felipe, a quien conoce desde que eran niños y cuyas vidas han transcurrido de forma paralela. Ambos han compartido momentos extraordinariamente importantes para sus dinastías y para sus vidas. Cuando Don Felipe tenía 7 años, Mohamed, que tenía 12, viajó a España para asistir a la proclamación de Don Juan Carlos y, con el paso de los años, se sucedieron nuevas visitas del Heredero marroquí en las que un Don Felipe adolescente se estrenaba como anfitrión. Mientras Don Juan Carlos y Hassan II forjaban una amistad personal que se extendió a la relación bilateral entre España y Marruecos, sus respectivos hijos aprendían en paralelo el oficio de Rey e iban tejiendo unos lazos que, con el paso de los años, han sido muy eficaces para la política exterior de dos Reinos vecinos.

Los Reyes Don Felipe y Doña Letizia con la Familia Real de Marruecos
Los Reyes Don Felipe y Doña Letizia con la Familia Real de Marruecos - EFE

Y esa vieja relación familiar ya abarca a tres generaciones con la plena incorporación del Príncipe Hassan, de 15 años, a la actividad institucional. Igual que su padre, el Heredero de la Corona alauí también habla español, aunque todavía no ha estado nunca en España. Deseos de conocer nuestro país no le faltan, y lo que sí puede decir es que ya ha pisado «territorio español». Lo hizo en diciembre de 2016, cuando el «Juan Sebastián Elcano» hizo escala en Casablanca, y él acudió a visitar el buque escuela. Fue una visita privada, pero de ella queda constancia en el libro de honor del barco, donde Mulay Hassan estampó su firma.

Con sus compañeros

En la visita al imponente velero le acompañaron sus profesores y compañeros de clase de la Escuela Real de Palacio, donde estudia junto a un reducido grupo de alumnos. Desde niño, el Príncipe Hassan ha compatibilizado su educación académica y religiosa con su formación como Heredero, y a todo el mundo sorprende la desenvoltura con la que se mueve entre jefes de Estado y en ceremonias oficiales. Esta semana también ha estado muy presente en la visita de Estado que han realizado los Reyes de España a su país.

Su padre, que no escatimó gestos de deferencia hacia sus invitados, quiso que todos los miembros de la Familia Real –incluida su hija, la Princesa Jadija, de 11 años– estuvieran presentes en la doble bienvenida que ofreció a Don Felipe y Doña Letizia: la primera, más íntima, en el aeropuerto de Rabat Sale, a pie de avión, y la segunda, más institucional, en la Plaza de la Armería del Palacio Real de Rabat.

El Monarca alauí se hizo acompañar por sus dos hijos, sus cuatro hermanos y su cuñada, lo que compensó la ausencia de su exesposa, la Princesa Salma, a la que no se ve en actos oficiales desde diciembre de 2017, en medio de unos rumores de separación nunca confirmados oficialmente.

Pero Mulay Hassan también estuvo presente en la firma de los once acuerdos entre los Gobiernos de Marruecos y España y, por la noche, en la cena de gala que Mohamed VI ofreció la noche del miércoles a los Reyes de España en el Palacio Real de Rabat.

Allí, Mohamed VI añadió un nuevo gesto caballeroso con sus invitados. En concreto, con la Reina. Doña Letizia llevaba el espectacular vestido blanco de inspiración marroquí que había diseñado Felipe Varela y, a la salida del Palacio, sintió frío. El Rey de Marruecos le ofreció su capa (selham) para que se abrigara. Cuando la Reina intentó devolvérsela, Mohamed se la regaló.