Maya Balanya

Emiliano Suárez y Carlota Baleztena meten a Puccini en un garaje

Tras su paso por Bilbao y Barcelona, el joyero y la actriz traen a Madrid su proyecto Ópera Garage

MadridActualizado:

Con la idea de acercar la ópera a nuevos públicos, Emiliano Suarez -perteneciente a la célebre saga de joyeros e impulsor de la firma Aristocrazy-, y su novia, la actriz Carola Baleztena, han creado una versión underground de la ópera «La bohème», de Giacomo Puccini, y la han llevado a un escenario tan heterodoxo como un garaje de coches.

El proyecto se concibió en mayo del año pasado durante la exposición de las fotografías de Emiliano, «Textures of Nueva York», que le organizó su amiga y ahora socia Macarena Bergareche en el emblemático Garaje San Mamés de Bilbao. «Uno de los días Emi -así le llaman sus amigos- se puso a demostrar sus dotes de tenor, y se percató de la acústica tan impresionante que tenía el espacio. Se le ocurrió que sería un lugar idóneo para montar una ópera, con precios asequibles (35 euros la entrada, excepto la primera fila, que sube a 60), y llegar a públicos más amplios», cuenta Bergareche, co-productora junto con el joyero de esta aventura. «Implicamos a Carola (Baleztena) encargándole la dirección de vestuario, contactamos con Borja Mariño para que se hiciera cargo de la dirección musical; a Ana Garay, figurinista, para la parte de la escenografía; y a Carlos Alzueta para la iluminación», explica el ex directivo de Suarez.

Ainhoa Arteta

Y nació el concepto Ópera Garage, que arrancó en la ciudad vizcaína en octubre con dos representaciones de la mítica obra Puccini. Ambientada en esa vieja cochera, y con el publico sentado alrededor de los artistas, 300 personas vivieron el drama amoroso de Rodolfo y Mimí, reconvertido en una historia urbana en Nueva York en lugar de París, pero sin perder un ápice de la esencia de este melodrama. «Una experiencia diferente, fascinante, donde se vive la representación a pocos metros de los protagonistas», asegura Emiliano. Pese a su formato inusual, el empresario aclara que el montaje es muy respetuoso y se trata de una ópera seria, que contó en su estreno con el amadrinamiento de la soprano Ainhoa Arteta, el apoyo de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO) y, más tarde, con el respaldo del Gran Teatro del Liceo.

Tras el éxito en la capital vasca, el montaje recaló en Barcelona en el mes de diciembre con otras dos representaciones que colgaron el cartel de «no hay localidades» a los cinco días de ponerse a la venta. «Lo hicimos en Espacio Palo Alto, una nave industrial en Poblenou y ahora estrenamos en Madrid, los días 14 y 15 de marzo, en el Garage Aída, que tiene un nombre muy inspirador», bromea.

Escenario singular

La cita será en la calle Pintor Juan Gris y casi 500 personas por función -todavía quedan algunas entradas a la venta- podrán disfrutar de las arias de Puccini, en una versión para piano dirigida escénicamente por Emiliano Suárez y Ana Garay, y en la que el vestuario corre a cargo de Carola Baleztena. «Me enteré de que me ponían al frente de esta responsabilidad por un correo electrónico de Emi a otras personas, en el que yo estaba yo en copia», cuenta riendo. «Tenía que vestir a ocho personas en una semana, con presupuesto cero, y hasta ese momento yo nunca había vestido a gente, siempre me habían vestido a mí», añade Carola. Pero la ex actriz de la serie «Al salir de clase» está familiarizada con este mundo y se puso manos a la obra pidiendo la ropa prestada a varias firmas, «y con la descripción de los personajes que tramitó Emi, yo les di forma según sus personalidades». También se ocupó de la caracterización con el maquillaje de Aveda y Bobbi Brown.

Maya Balanya
Maya Balanya

En cuanto al reparto madrileño, cuenta con las voces del tenor Shalva Mukeria, las soprano Mariola Cantarero y Ruth Terán, los barítonos Pedro Quiralte y Javier Galán o el bajo Stefano Palatchi, hermano de Alberto Palatchi, expresidente de Pronovias. «En lugar de orquesta, esta moderna versión tendrá al piano a Borja Mariño, y en el centro del escenario tendremos un coche antiguo imponente, haciendo un guiño al título que da nombre a nuestro proyecto», apunta Emiliano sobre esta versión clandestina y tan asombrosa de la ópera en cuatro actos de Puccini.