Elena Tablada - GTRES | Vídeo: EP

Elena Tablada desenmascara al verdadero David Bisbal

La que fue expareja del cantante concede una entrevista en la que no deja en muy buen lugar al almeriense, con quien mantiene una guerra pública desde hace semanas

Actualizado:

Si le hubiesen dicho de antemano que la fotografía que subió hace unos meses Rosanna Zanetti a su cuenta de Instagram junto a la hija de su marido, David Bisbal, y Elena Tablada iba a causar tanta polémica y malestar, quizá la modelo se lo hubiera pensado dos veces antes de darle al botón de publicar.

La imagen ha sido el desencadenante de una guerra pública entre los tres que, lejos de arreglarse, parece que empeora por momentos. Cuando parecía que las aguas estaban más calmadas, Tablada ha concedido una entrevista a la revista «¡Hola!» en la que no deja en muy buen lugar al almeriense.

No oculta la mala relación que tiene con su expareja desde hace un tiempo. «Es muy triste que exista esta guerra, pero he tenido que decir basta», explica. Aunque no da detalles de las razones, Bisbal ya no es el mismo, según ha comentado: «El David de ahora es para mí un completo desconocido». La gota que colmó el vaso después de la imagen de su hija con Zanetti en las redes sociales, fueron las palabras de su ex en las que insinuaba que mercadeaba con la pequeña.

Según explica, Bisbal le ha dicho a través de un burofax que tiene cinco días para eliminar de las redes sociales todas las fotografías de su hija: «Es mi hija. La tuve nueve meses en mi tripa, la parí yo, la crié yo. Me pide eso a pesar de que él también tiene fotos y su mujer, también».

Por si fuera poco, Tablada asegura que ni la familia de Bisbal ni el mismo cantante se portaron bien con ella cuando se quedó embarazada: «Cuando descubrí que estaba embarazada, no sabía cómo decírselo a David. Su reacción, y de todo su entorno, no me gustó. En mi embarazo, si no llega a ser por mi hermana, hubiese estado completamente sola. Él estaba de gira o viajando. Mi parto creo que fue el momento en el que más sola me he sentido en mi vida. Competencias y complejos familiares, nadie concienciado con la situación y una madre primeriza con miedo. Cada uno mirando su ombligo y nadie que me dijese: 'Todo va a ir bien'».

Boda a la vista

Tablada debería de estar en un momento muy dulce de su vida. Está a punto de pasar por la vicaría para darse el «sí, quiero» con Javier Ungría, pero no consigue centrarse: «Me queda un mes para mi boda y no consigo centrarme porque no paro de recibir burofaxes y malas noticias».