La Princesa Leonor y la Infanta Sofía
La Princesa Leonor y la Infanta Sofía - ROQUE MARTINEZ

Educar a una futura Reina de España, que hoy cumple 12 años

Don Felipe diseñará la formación académica de la Princesa de Asturias, pero si recibe instrucción militar o no lo decidirá en su día el Gobierno

MADRIDActualizado:

Una de las ventajas de la Monarquía es que ofrece la oportunidad de formar a los futuros Reyes desde su nacimiento, pero en España no siempre se ha podido aprovechar esta circunstancia, ya que la mayor parte de los Herederos de la Corona han tenido que interrumpir su educación precozmente para empezar a reinar. El caso más lamentable de la historia reciente fue el de Isabel II, a la que obligaron a abandonar su formación a los trece años para incorporarse a la Jefatura del Estado. Su hijo, Alfonso XII, estudió en colegios extranjeros durante el exilio, y la restauración de la Monarquía le sorprendió con diecisiete años en la Academia Militar de Sandhurst, en Inglaterra, y tuvo que interrumpir sus estudios.

Alfonso XIII se educó hasta los dieciséis años bajo las faldas de su madre y con profesores privados en el Palacio Real, hecho que fue muy criticado en su época. Don Juan Carlos fue el primer Heredero que acudió a clase a la Universidad, donde estudió asignaturas sueltas, y completó su formación con preceptores privados en la complicada España de Franco. Y Don Felipe es el primer Rey de España que ha recibido una formación larga, completa y específica como Monarca.

Don Felipe siempre ha dicho que está muy satisfecho de su experiencia académica personal, y esa experiencia ha marcado los primeros pasos de la educación de su hija, la Princesa de Asturias, que hoy cumple doce años. De hecho, Leonor acude al mismo colegio que su padre, el Santa María de los Rosales, donde este curso estudia primero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), e igual que Don Felipe cuando tenía su edad, ha reforzado en casa el aprendizaje de inglés. Y es que, desde que la niña era un bebé, el Rey tenía muy claro que Leonor debía desenvolverse en inglés con la misma comodidad que en español.

No obstante, la formación académica que recibe la Princesa de Asturias sigue siendo comparable a la de sus compañeros de clase. En el caso de su padre, la educación no empezó a diferenciarse de la de los demás chicos de su edad hasta que cumplió diecisiete años y comenzó a recibir formación militar por expreso deseo de su padre, Don Juan Carlos.

Hoy por hoy, no está claro si la Princesa de Asturias recibirá o no formación castrense. Esta decisión la deberá tomar en su día el Gobierno de la nación. Así lo establece el artículo 2 de la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la Carrera Militar, que regula los empleos militares del Rey y del Príncipe de Asturias: «El Príncipe de Asturias podrá desarrollar la carrera militar y tener los empleos militares que, mediante Real Decreto, determine el Gobierno, que queda facultado para establecer un régimen propio y diferenciado teniendo en cuenta las exigencias de su alta representación y su condición de heredero de la Corona de España».

No obstante, hay muchas razones que inclinan la balanza a favor de que la Heredera de la Corona reciba este tipo de instrucción. La más importante es que la Constitución atribuye al Rey o a la Reina el mando supremo de las Fuerzas Armadas y, difícilmente, podrá Leonor asumir el mando de una institución que no conoce y de la que no forma parte. Además, para Don Felipe, el paso por las tres Academias militares también fue una experiencia muy enriquecedora. No solo porque le permitió conocer a fondo las Fuerzas Armadas e impregnarse de sus conocimientos y sus valores, sino también porque los miembros de las Fuerzas Armadas le conocieron a él. También pesa a favor la experiencia de Don Juan Carlos, a quien le fue muy útil su conocimiento del Ejército a la hora de parar el golpe de Estado del 23-F. Y otra razón vendría motivada por el hecho de que la presencia de la mujer está plenamente normalizada en las Fuerzas Armadas y no sería fácil de explicar a la opinión pública que la primera Reina titular en 140 años fuera la primera que no recibiera formación militar.

Si finalmente el Gobierno considerara que la Princesa de Asturias debería recibir instrucción militar, también tendría que decidir su duración y el momento más adecuado, teniendo en cuenta el resto de sus estudios académicos. En el caso de Don Felipe, se decidió que una vez terminado el bachillerato, estudiara un curso en el extranjero, después recibiera la educación castrense, a continuación estudiara en la Universidad y finalmente hiciera un máster en Estados Unidos.

De momento, la Princesa de Asturias sigue estudiando el primero de los cuatro cursos que integran la ESO. Cuando los termine, podría optar por realizar los dos años de bachillerato en España, o irse un año o los dos al extranjero, como hizo su padre, que cursó en Canadá el equivalente a COU. Hasta entonces, su educación será igual a la de sus compañeros, aunque reciba en casa clases de refuerzo en idiomas y las asignaturas que se vayan considerando oportunas. Más adelante, en un momento todavía sin definir, será cuando empiece a recibir una formación específica como Heredera de la Corona.