Gtres

Dylan Farrow, sobre los abusos de su padre, Woody Allen: «Soy creíble y digo la verdad»

La hija adoptiva de Woody Allen y Mia Farrow que acusó al cineasta de haber abusado sexualmente de ella cuando tenía siete años, ha vuelto a reafirmarse en sus acusaciones en la primera entrevista televisiva que concede

MadridActualizado:

La entrevista de Dylan Farrow en «CBS This Morning» ha añadido más fuego a la discusión sobre los abusos sexuales que está teniendo lugar en Hollywood. La joven, hija de Mia Farrow y Woody Allen, decidió conceder su primera entrevista televisada para narrar los abusos a los que fue sometida por parte del director.

«Estos años me he sentido como una marginada, pero es hora de contar cómo fue mi infancia», explicaba la joven ante la periodista Gayle King, «él ha mentido demasiado tiempo».

«Yo quería a mi padre, le respetaba, era mi héroe. Y eso no desaparece de la noche a la mañana por lo que me hizo. Al revés, aumenta la sensación de traición y el daño». Junto a su madre, Dylan lleva años asegurando que Allen abusó de ella cuando era una niña, hecho que el cineasta siempre ha negado. De hecho, tras publicarse el adelanto de la entrevista, Allen publicó un comunicado en el que acusaba a «mi enfadada exmujer de guiar a su hija de 32 años en la idea de que soy un depredador sexual».

Dylan Farrow, durante su entrevista en «CBS»
Dylan Farrow, durante su entrevista en «CBS»-CBS

Dylan no pudo evitar llorar cuando, en plena entrevista, le preguntaron por la negación de Allen: «No entiendo que sea más creíble que mi madre me ha lavado el cerebro que el hecho de haber sido violada por mi padre».

La joven volvió a explicar que todo ocurrio en 1992, cuando ella apenas tenía siete años y Farrow estaba fuera de la casa. «Me pidió que me tumbara bocabajo y jugara con el tren de juguete de mi hermano», narró a King, para acto seguido desvelar sin tapujos los tocamientos de Allen. «A los 7 años, te podía decir que tocó mis partes privadas. A los 32, te puedo decir exactamente lo que tocó», añadió la joven, siendo muy clara en la entrevista de todo lo que sucedió a continuación.

«Mi padre siempre me estaba acariciando y abrazándome, algo que no hacía con Ronan. A veces me decía que me metiera en la cama con él», rememoró la joven.

Tras ser agredida sexualmente, Dylan le contó a su madre lo que había sucedido. La actriz, horrorizada, llevó a su hija al pediatra, pero «tenía demasiada vergüenza para decirle qué me había pasado».

Los hechos fueron investigados por la policía de Nueva York, mientras el hospital de New Haven emitía un informe en el que confirmaba la inexistencia de abusos. Sin embargo, el comisario Frank Maco (Connecticut) siempre ha afirmado que ni el hospital ni los agentes querían «tirar por los suelos» la imagen de Allen.

A pesar de la investigación, Farrow decidió no seguir con acciones legales contra su exmarido porque no quería que su hija atravesara un proceso mediático.

La lucha de los Farrow

Casi cuatro años después de que publicara una carta abierta en «The New Yok Times» en la que relataba los abusos sufridos por parte de su padre, Farrow se ha unido al movimiento en Estados Unidos para sacar a la luz este tipo de hechos, que se inició con las acusaciones contra el productorHarvey Weinstein.

En las últimas semanas se ha mostrado muy activa en su cuenta de Twitter, desde la que ha mostrado su apoyo a las mujeres que han denunciado casos de acoso y también a su hermano Ronan, uno de los que ha destapado este escándalo con investigaciones para la revista.

La acusación de Dylan Farrow contra su padre salió originalmente a la luz en 1992, en medio de la tormentosa separación del actor y director y su pareja, Mia Farrow, quien ganó en los tribunales la custodia de sus hijos.

Allen, que entonces tenía más de 50 años, había iniciado en esa misma época una relación con otra hija adoptiva de Farrow, Soon-Yi Previn, que tenía 19 años y con la que finalmente se casó en 1997. En 2014, la joven envió una carta a The New York Times en la que contaba cómo el realizador había abusado de ella, pero los hechos ya habían prescrito legalmente.

Esas acusaciones fueron rechazadas por Woody Allen, que siempre ha negado haber abusado de su hija, adoptada por el cineasta durante su relación con Mia Farrow, así como a Moses, además de haber tenido juntos un hijo biológico, Satchel (que posteriormente cambió su nombre por Ronan).