Vídeo: EP

Duro revés para María Teresa Campos

Si no tuviese ya suficientes problemas con la salud de Terelu Campos y su esperado regreso a televisión que no acaba de llegar, se le suma un nuevo frente

Actualizado:

Que el clan Campos no pasa por su mejor momento no es ningún secreto. A los problemas de salud que lleva atravesando Terelu Campos estos últimos meses como consecuencia de la reaparición del cáncer, se le añade un nuevo revés. Esta misma semana salía a la luz que la matriarca de la familia, María Teresa Campos, muy emocionada y contenta, había alquilado una casa por 4.700 euros al mes.

Sin embargo esta buena noticia ha quedado empañada por la denuncia de su ahora exempleada del hogar, María Silva, que ha decidido denunciar a la presentadora de televisión, según adelanta «Informalia». Al parecer, María Teresa habría decidido prescindir de sus servicios «sin miramientos», como así asegura la trabajadora al citado medio.

María Silva, quien consideraba a María Teresa «como una madre», se hizo popular tras su participación en «Las Campos». La propia presentadora de televisión también confirmaba que su relación era muy buena: «María para mí es una parte importante de mi vida. Ella me ha llegado a decir en algún momento que soy para ella como su madre. Los que trabajan conmigo en casa son mi familia». Era tal la complicidad que la famosa no dudaba en regalarle enseres personales y ropa suya.

Una de las cosas que peor ha sentado a la exempleada de hogar sin duda ha sido que María Teresa Campos aprovechase sus vacaciones en Perú para despedirla con un rotundo mensaje: «Por mí, puedes quedarte en Perú». Al parecer, la madre de Carmen Borrego estaba enfadada con su exempleada por cogerse más vacaciones de las que le correspondían. «Yo tenía el billete para dos días después. Si ella consideró que me tomaba más días de los que me correspondían, podía descontármelo o trabajar más días después», se defiende María Silva.

Puede que también haya influido el tema económico. Pese al enorme cariño que parece que tiene a su exempleada, lo cierto es que puede que María Teresa Campos haya tenido que prescindir igualmente de sus servicios por motivos económicos. En estos momentos ya no cobra lo que antaño se embolsaba.