Kendall Jenner
Kendall Jenner - GTRES

Duro golpe para las Kardashian: el acosador de Kendall Jenner, en busca y captura

John Ford ha allanado la casa de la joven en dos ocasiones y, tras su deportación a Canadá, se le perdió la pista

MadridActualizado:

Desde que Kendall Jenner se convirtiera en una de las modelos mejor pagadas del mundo, según la revista «Forbes», y triunfara como ángel de Victoria’s Secret, la empresaria ha obtenido tal fama que ha tenido que aumentar su seguridad. La «top model» vive aterrorizada y con miedo a sus acosadores que, en algunos casos, han logrado entrar en su casa y pegarle un buen susto. Ahora, su miedo asciende debido a que uno de ellos, el ciudadano canadiense John Ford, contra quien ya interpuso dos órdenes de alejamiento, anda suelto en busca y captura.

Los expertos policiales evalúan la posibilidad de que esté buscando la manera de ir a Los Ángeles para acercarse a la modelo. La primera vez que Ford apareció en la vida de Kendall, fue cuando escaló una ladera cercana a su casa, en la urbanización de Los Ángeles donde ella reside, y se sentó varias horas junto a la piscina a esperarla. Días después, el acosador regresaba al interior de la casa para aguardar la llegada de la empresaria y, sentado en el porche, esperó a que llegara.

El pasado marzo, tras haber expirado su visado, John se encontraba de manera ilegal en territorio estadounidense. Fue arrestado en un hotel de Nuevo México para evitar cualquier tragedia y alejarlo de la casa de la empresaria. Así, el detenido era deportado a su país.

El acosador se enfrenta a varios cargos por quebrantar las órdenes del juez tras volver a acercarse a la modelo y allanar de nuevo su morada. Sin embargo, el representante legal de Kendall pretende solicitar, además, una orden de restricción civil, una medida que prohibe todo tipo de contacto entre la víctima y la persona que resulta una amenaza.

Según la web de «TMZ», los familiares de John, quienes se encargaban de supervisar al fugado tras su traslado a Toronto, confiesan no tener noticias suyas y que las últimas pistas que se conocen sobre él acaban en el aeropuerto canadiense.