James Middleton
James Middleton - Instagram

El drama del hermano de Catalina de Cambridge

James Middleton se ha sincerado sobre uno de los momentos más desagradables de su vida

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

James Middleton, el hermano de Catalina de Cambridge ha confesado que padeció una fuerte depresión y se ha sincerado sobre lo que sitió durante esa época de su vida. Además, el joven ha revelado que durante esos momentos se aisló completamente de su familia.

La vida privada del empresario de Berkshire acaparó el foco mediático cuando su hermana Catalina comenzó su romance con el Príncipe Guillermo en 2003. Como él mismo confiesa, en aquel momento no estaba preparado para ser un personaje público. «De un día para otro y de forma pública comenzaron a juzgarme y a cuestionarse si era un éxito o un fracaso», expresaba James a la revista «Tatler». «Eso me generó mucha presión, pues en mi opinión estaba haciendo las cosas sin pensar en la familia de la que venía ni en los acontecimientos que estaban ocurriendo», añade.

James, el pasado mes de enero reveló al «Daily Mail» cómo afrontó su batalla contra la depresión y finalmente decidió recibir tratamiento hace poco más de un año. Además, de este problema, el hermano de la Duquesa de Cambridge confesó que padece dislexia y déficit de atención desde que era un niño.

En la entrevista con «Tatler», el joven explicó cómo se sintió al padecer esta enfermedad: «La depresión es paralizante. Es lo que te hace estar en la cama, mientras que la ansiedad te hace sentir culpable por estar allí. Pensé: '¿Por qué tengo que estar deprimido?' He tenido mucha suerte con mi educación, he tenido siempre todo lo que he querido, pero había algo con lo que no estaba bien... Y cuanto más lo ignoraba, más me preocupaba».

Además, James confesó que sus padres sabían que algo no iba bien en la vida de su hijo: « Sabían que algo no estaba bien, pero no los quería cerca de mí. Me callé y no me comuniqué con mi familia en ningún momento».

Finalmente, el pequeño de los Middleton decidió hacer frente a la situación y solucionar el problema. Por eso, en 2017 se puso en manos de profesionales que le ayudaron a recuperarse.