Olivia Newton junto a su hija Chloe Lattanzi
Olivia Newton junto a su hija Chloe Lattanzi - GTRES

El drama familiar de Olivia Newton-John

A su delicado estado de salud se suma la preocupación por los malos hábitos de su única hija, Chloe Rose Lattanzi

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Olivia Newton-John está viviendo una auténtica encrucijada. A su preocupación por los malos hábitos de su hija Chloe Lattanzi -fruto de su matrimonio de 11 años con el actor Matt Lattanzi- se suma su delicada situación médica que ha preocupado mucho a su entorno.

Según publican medios australianos, la ciática que la ha obligado a cancelar su gira le impediría andar o levantarse de la cama y sus familiares más cercanos se muestran inquietos por los fuertes dolores que la mantienen en estos momentos fuera de cualquier actividad. «Verla incapaz de caminar o de levantarse de la cama por el severo dolor es increíblemente llamativo», dijo una fuente cercana a la protagonista de «Grease».

Hace apenas unos días, la estrella musical anunciaba en su cuenta de Facebook la cancelación de sus actuaciones programadas para las próximas semanas debido a problemas de salud. «Lamentamos mucho anunciar que los conciertos de Olivia programados para mayo serán postergados debido a un problema grave con la ciática. Una vez que las fechas sean reprogramadas, lo publicaremos lo antes posible. Disculpad por cualquier inconveniente», decía el comunicado.

Sin embargo, a este frente se suma el delicado momento familiar que atravesaría ante la nueva adicción de su hija Chloe Lattanzi. A la anorexia, sus adiciones a las drogas y su enganche a las operaciones de estética, la joven de 31 años sumaría un cuelgue más: bebidas energéticas. «Justo cuando Olivia piensa que ella (Chloe) está en la recta final de su recuperación, ha comenzado con esta adicción. Esta situación está aumentando el estrés que padece sobre sus problemas de salud», añadió el mismo informador.

Recaída

Aunque el pasado mes de octubre la propia Chloe visitaba el famoso programa de televisión «The Doctors» para confesar que estaba recuperada de su enganche a las operaciones estéticas, la nueva problemática de la cantante quita el sueño a su madre.

«Mi madre me hace todo más fácil y sencillo. Es muy divertido trabajar con ella», así describía la joven la relación con su madre en 2015. Y es que, como ella misma confesó en el programa norteamericano, los problemas comenzaron cuando se separaron sus padres: «Cuando tenía dieciséis años veía las chicas de las revistas y quería ser como ellas». Sus problemas de anorexia y bulimia desencadenaron en una adicción a todo tipo de operaciones de cirugía estética que le llevaron a un precipicio del que parecía haber salido recientemente.

Nacida en 1986, esta cantante y actriz ha intentado seguir los pasos de su famosa madre grabando un tema con ella «You have to believe», pero ni la suerte ni la industria le ha acompañado con su único álbum en el mercado, No Pain, lanzado el pasado año, ni en sus siete apariciones como intérprete, la última en Dead 7, el western zombie escrito y protagonizado por el cantante de los Backstreet Boys Nick Carter.