Doña Pilar el pasado febrero con su hijo Fernando, tras ser intervenida
Doña Pilar el pasado febrero con su hijo Fernando, tras ser intervenida - Sergio R Moreno

Doña Pilar, ingresada en Mallorca por una «bajada de defensas»

La hermana del Rey Don Juan Carlos confirmó la pasada primavera que padece cáncer de colon

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El mismo día en que el Rey Don Juan Carlos (81 años) salía de la clínica Quirón de Madrid tras una semana de estancia, debido a un triple bypass aortocoronario, y «con tuberías y cañerías nuevas», tal y como él mismo explicó con satisfacción a los periodistas congregados a las puertas del centro, su hermana mayor era ingresada en la clínica Rotger de Palma de Mallorca. La Infanta Doña Pilar (83) había acudió a ese hospital privado debido a un fuerte malestar; tras una primera valoración, los médicos decidieron que debía permanecer unos días para someterse a una serie de pruebas. Ayer, tras saltar la noticia a los medios, la familia de la Infanta aclaró a «¡Hola!» que se trataba de una «bajada de defensas en general» y normal en una persona de su edad que ha estado sometida a un tratamiento de cáncer. En el caso de Doña Pilar, y tal y como ella misma confirmó la pasada primavera, cáncer de colon.

Tal y como ha podido saber ABC, Doña Pilar, quien se encontraba vacacionando en Calviá, llevaba un tiempo sintiéndose indispuesta y saliendo de casa únicamente para acudir a misa. Tanto es así que el pasado 30 de julio, y por primera vez en mucho tiempo, rehusó organizar su tradicional fiesta de cumpleaños en el chalé que posee en la costa mallorquina. Una cita especialmente significativa por ser la que cada verano reúne, amén de a sus hijos y nietos, a otros miembros de la Familia del Rey.

A la espera del alta

Por el momento no ha trascendido ninguna otra información oficial sobre el estado de la duquesa de Badajoz. Tan solo uno de sus cinco hijos, Fernando Gómez-Acebo, aclaró a las puertas de la clínica Rotger que «ha sido un susto, pero afortunadamente ya se encuentra mejor y ha pasado a planta», explicó. Añadió además que casi con total seguridad la Infanta podrá volver a casa en breve: «Todavía no sabemos cuándo le van a dar el alta, pero pronto. Yo creo que ya esta semana».

Por su parte, desde la Clínica Rotger, perteneciente al Grupo Quirón y asidua colaboradora de la Clínica Ruber, han querido dejar claro que «al tratarse de un paciente privado ingresado en un centro médico privado, no emitiremos ningún tipo de comunicado oficial en el que informemos sobre la evolución en la salud de Doña Pilar», tal y como explicaron a ABC en conversación telefónica.

Esta no es la primera alerta sobre el estado de salud de la tía del Rey Felipe VI. Aunque Doña Pilar ya venía padeciendo algunos achaques, como dificultades respiratorias, su salud comenzó a preocupar seriamente cuando el pasado mes de febrero tuvo que ser intervenida a consecuencia de una obstrucción intestinal. Sin embargo, no fue hasta tres meses más tarde cuando la propia hermana del Rey Don Juan Carlos reconocía ante las cámaras de «Europa Press» el verdadero motivo de su intervención: «Yo sé que tengo un cáncer, que me han operado de un cáncer de colon, eso es», declaró con total naturalidad. Pese a todo, la primogénita de los Condes de Barcelona aseguró encontrarse «divinamente» y no quiso revelar el tratamiento al que estaba sometiéndose o si tendría que pasar por más intervenciones quirúrgicas.