Camilo Sesto y su hijo
Camilo Sesto y su hijo - ABC

Camilo Sesto y su hijo, una vida de rechazos y abandono

Cuando este era un niño, luchó con todas sus fuerzas y recursos para conseguir su tutela y traérselo de México a España

MadridActualizado:

«Hasta en la raya de mi mano está escrito que iba a tener un hijo. Y lo tengo». De este modo Camilo Sesto inició una de las exclusivas más espectaculares de la historia de nuestro país.

Todo comenzó en mayo de 1984 cuando, de un avión procedente de México, desembarcaron en el aeropuerto de Barajas, Lourdes Ornellas, una joven mexicana, y su hijo, un bebé de tez muy blanca y pocos meses. A esa misma hora, en su chalé de Torrelodones, uno de los considerados como «solteros de oro» esperaba impaciente la llegada del que sería su único hijo.

El niño (al que el cantante llamaba en broma Camilo Séptimo) nació en noviembre de 1983 en México. Y pocos meses después, y por voluntad de su padre, fue a vivir a España. «Ante todo —declaró el cantante a la revista «¡Hola!»— quiero aclarar dos cosas: que el niño ha sido intencionado, es decir, querido. Querido por mí y por su madre. Es fruto del amor y de mi intención de ser padre. Y, segundo, que no me pienso casar. Está todo muy aclarado y muy explicado entre la madre de mi hijo y yo», explicó. «Ya tengo mi hijo, y no quiero ocultarlo ni un segundo, no quiero ocultar lo que es mi felicidad». Camilo, por razones de trabajo, no pudo estar presente durante el parto. Sin embargo en el momento en el que recibió la noticia de que su hijo había nacido, se trasladó a México casi inmediatamente. «Ya está bautizado; yo he sido el padrino; yo he estado en el bautizo. Normalmente, ahora asisten los padres al bautizo. Y yo estuve», aclaró.

Ver esta publicación en Instagram

GRAN !!pero Gran merecidas felicitaciones a mi padre por cumplir en este día 70 años.gracias por ser mi padre , también mi amigo,mi ejemplo, mentor, colega, y mucho más ! Felicidades PAPÁ!!

Una publicación compartida de camiloblanes (@camiloblanes) el

Lourdes Ornellas, que tenía tan solo 26 años cuando dio a luz a Camilo Jr., era fan del cantante. De «fan» pasó a ser amiga. De amiga a íntima amiga. Y de amiga íntima a amiga eterna. «Y ahora una persona imprescindible en mi vida», aseguró entonces el cantante. A lo largo de su vida, pocas han sido sus historias sentimentales. Una de sus parejas fue una norteamericana residente en Miami con la que terminó mal. Su primer amor conocido fue Laura Casale. También estuvo con su corista, Andrea Bronston, quien aseguró haber sufrido un aborto de un hijo suyo.

Depresiones

Camilo Sesto siempre ha considerado a su hijo lo más importante de su vida. Cuando este era un niño, luchó con todas sus fuerzas y recursos para conseguir su tutela y traérselo de México a España. Todo parecía idílico pero las cosas se fueron torciendo a lo largo de los años. Años más tarde, Lourdes sorprendió al mundo entero asegurando en una entrevista que el cantante le impedía ver a su hijo con la frecuencia estipulada. Según su madre, la mala relación del cantante con Camilo Jr derivó en una serie de depresiones en la adolescencia que le llevaron en varias ocasiones a intentar quitarse la vida. Él mismo aseguró en una entrevista que «si su madre no pudo estar con él cuando era pequeño se debió a las dificultades económicas que pasó en aquel tiempo.Ella tenía la libertad de venir, a lo mejor no el poder económico».

Ver esta publicación en Instagram

Siempre conmigo...

Una publicación compartida de camiloblanes (@camiloblanes) el

Poco a poco la relación padre-hijo se fue enfriando, tanto es así que acabaron totalmente distanciados. Desde hace años, el único hijo del cantante reside en el país azteca donde se gana la vida siguiendo los pasos de su padre como cantante. Pocas son las ocasiones en las que padre e hijo se reencuentran y cuando eso ocurre Camilo Jr no es demasiado bien recibido en casa del artista, pues la última vez que estuvo tuvo que dormir en la caseta del jardín, según reveló su madre hace unas semanas a la revista «Lecturas»: «Ha estado en Madrid para ver a su padre y no pudo verle por órdenes de este señor, no podía entrar en la casa».