Diana y Camila, cara a cara

Ahora sí que la duquesa de Cornualles ha entrado finalmente a formar parte de la Familia Real británica. Su duplicado de cera ha sido colocado en el museo Madame Tussaud de Londres y así ha podido

POR EMILI J. BLASCO
Actualizado:

Ahora sí que la duquesa de Cornualles ha entrado finalmente a formar parte de la Familia Real británica. Su duplicado de cera ha sido colocado en el museo Madame Tussaud de Londres y así ha podido reunirse con las demás figuras de la realeza. Casada con el príncipe Carlos el 9 de abril de 2005, su entrada en el museo se produce con más de dos años de retraso, pero es que los responsables del Madame Tussaud temían que la réplica de la nueva esposa del Heredero repeliera a los visitantes. Según el portavoz del museo, Ben Lovett, durante mucho tiempo los británicos tenían a Camila casi como una «aguafiestas», pero ahora la opinión pública ya la ve con otros ojos. «En los últimos doce meses ha habido una ola de estima general y de apoyo hacia ella», constata. Su entrada por fin en el Madame Tussaud -un «famosómetro» muy especial- viene a oficializar ese cambio.

«Este matrimonio ha sido cosa de tres», comentó en su día Lady Diana, cuando su relación con el Príncipe de Gales ya se había roto, en parte por la presencia de por medio de Camila. Lo que no podía sospechar es que los tres estarían para siempre juntos, convertidos en cera: Carlos y Camila próximos, y Diana a unos metros. En la remodelada habitación real del Madame Tussaud están además las copias en cera de Isabel II, su marido el príncipe Felipe, la Reina Madre, así como los príncipes Guillermo y Enrique. También tienen un hueco otros monarcas ingleses célebres, como Enrique VIII y su hija Isabel I.

La imagen de la duquesa viste el traje chaqueta azul claro que lució en las carreras de caballos de Ascot en 2005. Como joyas lleva unos broches de cristal en figura de flor y unos pendientes de perla. Éstos son de imitación, pero la figura calza unos zapatos LK Bennett color crema y lleva un bolso de mano creado por Philip Treacy que han sido donados por la propia Camila.

La figura ha sido modelada por el escultor Stephen Mansfield, que ha tardado cuatro meses y medio en completarla. El trabajo comenzó con una sesión fotográfica en Clarence House, la residencia oficial del Príncipe de Gales y su esposa, donde la duquesa posó de pie sobre una tabla giratoria con el fin de que las fotos la recogieran desde todos los ángulos. «Creo que se lo pasó bastante bien», asegura Mansfield.

La mujer del Heredero participó en la selección de la muestra para el pelo y en la de los ojos. Según el escultor, «eligió unos que ella pensaba que eran como los suyos. Se acercó mucho, pero yo encontré otros que se les parecían más».