Audrey Hepburn durante el rodaje de «Desayuno con Diamantes»
Audrey Hepburn durante el rodaje de «Desayuno con Diamantes» - GTRES

Desvelado el testamento de Audrey Hepburn: joyas para los amigos, candelabros para su amante

Una batalla legal entre sus hijos y la Fundación para la Infancia Audrey Hepburn ha sacado a la luz las últimas voluntades de la actriz, 25 años después de su muerte

MADRIDActualizado:

Audrey Hepburn es un icono que traspasa generaciones. Eternamente recordada por su papel de Holly Golightly en «Desayuno con Diamantes», la actriz falleció por un cáncer en 1993. Nada trascendió de su testamento y sus bienes fueron repartidos entre sus allegados sin juicios mediáticos ni peleas televisadas. Sin embargo, dos décadas después, una batalla judicial por su legado ha sacado a la luz las últimas voluntades de la intérprete.

Según recoge el medio inglés «Daily Mail», Sean Hepburn Ferrer, hijo de la actriz, ha demandado a la Fundación para la Infancia Audrey Hepburn por utilizar sin su permiso el nombre de su madre, violando los derechos que tienen sobre el mismo tanto él como su hermano, Luca Dotti.

Ferrer ha presentado como prueba el testamento de Hepburn, en el que además de ceder a sus hijos los derechos sobre su nombre, les deja también los derechos y royalties de todas sus películas; así como varias joyas de Bulgari y Tiffany's, repartidas entre ambos hermanos.

Audrey Hepburn en «Desayuno con Diamantes»
Audrey Hepburn en «Desayuno con Diamantes»

Curiosamente, la mayor parte de las piezas que Hepburn guardaba en su joyero no terminaron en manos de sus hijos, sino de sus amigos. La actriz le dejó al actor Yul Brynner y a su mujer, Doris, un collar de esmeraldas, un broche de zafiros y unos pendientes de Bulgari. A la hija del matrimonio, Victoria, también le legó un broche de platino y diamantes con formas florales.

Pero hay más. Hepburn confió en el modisto francés Hubert de Givenchy como albacea, cediéndole además dos piezas de arte religioso rusas. Sorprendentemente, a su por entonces pareja, el actor alemán Robert Wolders, solo le dejó dos candelabros de plata.

Los hijos de Hepburn contra su Fundación

Fueron los propios herederos de la actriz quienes decidieron, el mismo año de su fallecimiento, crear una fundación con el nombre de su madre, dedicada a la infancia. A través de la misma explotaban conjuntamente los derechos de imagen de la intérprete.

Con el paso de los años, Luca Dotti delegó en su hermano Sean sus poderes dentro de la Fundación. Por su parte, Ferrer siguió vinculado a la misma hasta el año 2012. A partir de su salida de la misma, la organización se vio inversa en diversos problemas legales que, según Ferrer, le han «desilusionado» al punto de no querer que el nombre de su madre siga vinculado a la misma.