Barack Obama, durante su conferencia en el Consejo Mundial de Viajes y Turismo - AFP | Vídeo: Obama ve «un desafío» tumbar las barreras a mujeres (EP)

Desde el caché de Obama a su visita al Real Alcázar, todos los detalles de su viaje a Sevilla

Su visita durará 24 horas. El ex presidente de los Estados Unidos permanecerá en la ciudad hasta esta noche

MADRIDActualizado:

Eran las doce de la noche del día de ayer cuando Barack Obama aterrizaba en el aeropuerto de Sevilla para asistir hoy a la Cumbre del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés). Llegó a la capital andaluza acompañado por el embajador en España durante su mandato, James Costos, y su marido, el interiorista Michael Smith. Escoltado por un séquito de seguridad que ocupaba doce automóviles, Obama y los Costos se desplazaron desde el aeropuerto hasta el hotel Alfonso XIII, donde han pasado la noche. El viaje del ex presidente de los Estados Unidos ha causado gran expectación en la ciudad.

A primera hora de la mañana, ha aprovechado para hacer una visita privada al Real Alcázar, antes de que se aglomerase de turistas. Obama tenía previsto visitar después la Basílica de la Macarena, pero finalmente ha regresado al hotel para terminar de preparar la conferencia que a las tres y cuarto del mediodía ha impartido en esta cita mundial, que ha congregado a más 1.500 asistentes en Sevilla. Tras la charla, Obama ha regresado al hotel, donde permanecerá hasta las siete y media de la tarde, cuando está previsto que visite otro enclave de la ciudad.

Según la revista «Preferente», Obama habría cobrado por esta charla unos 367.000 euros. Un caché que gira sobre esta cifra desde 2017, cuando dejó la presidencia de los Estados Unidos y dio su primera conferencia de 45 minutos en Milán. Su esposa Michelle percibe unos 300.000 euros dar charlas en convenciones y congresos.

Esta noche Obama volverá al Real Alcazar para disfrutar de una cena privada, cuyos detalles y asistentes no han trascendido. Tras la cena, el exmandatario abandonará Sevilla.