El dardo envenado de Antonia Dell’Atte contra Alessandro Lequio

La diva italiana carga contra el que fue su marido hasta 1997 por, según su versión, su ausencia como padre del hijo que tienen en común

Actualizado:

Está siendo un «MasterChef Celebrity» bastante polémico. Los rostros conocidos elegidos para participar en esta edición que ya está llegando a su fin no son de los que se callan, más bien todo lo contrario. Han sido muchas las broncas que han protagonizado, aunque una de las que más tensión ha generado ha sido Antonia Dell'Atte.

Si hace unos semanas cargaba contra Carmen Lomana, en esta ocasión ha decidido hacerlo contra su ex, Alessandro Lequio. Durante la semifinal del espacio de La 1, la diva italiana recibió una carta de su hijo, Clemente, que provocó que rompiese a llorar. La describió como una «ganadora de la vida», luchadora y fuerte, lo que hizo que la exmodelo no pudiera contener las lágrimas.

«Yo he sido con él madre, padre, amiga,... pero sobre todo mamá. Es un chico que sabe que en la vida hay que luchar, que ha querido a un padre que nunca ha estado presente y ha perdonado siempre. Estoy muy orgullosa de él», empezó diciendo mientras se secaba las lágrimas de las mejillas.

Y proseguía: «Es lo que tiene tener un padre que nunca ha estado presente... Todas las madres somos fantásticas, y sobre todo, yo le he enseñado desde pequeño a saber querer a las mujeres para que de mayor sea un gran hombre».

No es la primera vez que carga contra él. Durante la segunda entrega VIP de «Ven a cenar conmigo», a la que acudieron Fortu, Óscar Martínez, Alba Carrillo y Antonia Dell’Atte, la diva italiana aprovechó las cámaras para cargar contra su exmarido. «Ahora le adoro, pero no era nadie cuando nos casamos. Yo estaba en lo más alto de mi carrera en Italia, pero él no. He perdonado muchas cosas para que podamos llevarnos bien ahora. Me casé con él cuando llevábamos saliendo cuatro meses. De hecho, me pidió matrimonio el primer día que nos conocimos y el mismo día de nuestra boda me pidió el divorcio», confesó ante la atónita mirada del resto de comensales.