Liza Minnelli con su ya cuarto ex marido, David Gest

El cuarto matrimonio de Liza Minelli no pasa del primer año

Actualizado:

La actriz y cantante estadounidense Liza Minelli se ha separado de su marido, David Gest, un año después de haber contraído matrimonio en una ceremonia que se convirtió en un «desfile de estrellas», anunció ayer la cadena de televisión CNN. Warren Cowan, portavoz de la artista, señaló a la cadena de televisión que no tenía más detalles sobre esta decisión.

Minelli, de 56 años, y Gest se casaron en marzo del año pasado en Nueva York en una colorida ceremonia llena de lujo y ostentación, que contó con la presencia como invitados especiales del cantante Michael Jackson y la actriz Elizabeth Taylor, quien fue la dama de honor. Otros invitados a la fiesta, que se celebró en la famosa Quinta Avenida de la ciudad de los rascacielos, fueron los actores Robert Wagner, Michael Douglas y Anthony Hopkins, o los cantantes Elton John, Diana Ross y James Ingram, por nombrar sólo a algunos.

La artista había conocido a Gest, de 49 años, cuando asistió a una gala de aniversario de los 30 años de carrera de Michael Jackson, producida por el propio Gest y de quien en varios medios se habló sobre su presunta homosexualidad, tantas veces negada por la propia Liza. La actriz, famosa por sus innumerables papeles en Hollywood y Broadway, estaba soltera desde hacía diez años, y había prometido no volver a casarse tras sus matrimonios con el cantante Peter Allen, el cineasta Jack Haley y el escultor Mark Gero.

Minelli debía aparecer ayer en el programa «Larry King Live», de CNN, pero su presentación fue cancelada, dijo la cadena de televisión.

La hija de la cantante Judy Garland y del director de cine Vincente Minnelli, quien tuvo una inolvidable actuación en la película «Cabaret», ha tenido problemas de sobrepeso y este año debió someterse a una operación, tras romperse la rótula al bajar las escaleras de un hotel de Bolonia (Italia), donde se encontraba para participar en el concierto benéfico de Pavarotti y amigos. Si ese día cantó «Life is a cabaret» desde la habitación del hospital y sin acompañamiento musical, ahora Minelli también la puede cantar sin un marido a su lado. Apenas cumplido el primer año de matrimonio, el divorcio ha vuelto a llegar a su hogar.