Tom Cruise administra los castigos dentro de la Cienciología

La actriz Leah Remini, exmiembro de la organización, desvela el papel que tiene el protagonista de «Misión imposible» en ella y asegura que es el número dos, después del presidente actual, David Miscavige

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Mucho se ha hablado sobre el papel de Tom Cruise dentro de la Cienciología, pero pocos son los datos que se han podido averiguar sobre su verdadero rol dentro de esta doctrina religiosa en la que están metidos tantos famosos. Ahora la actriz Leah Remini (48 años), exmiembro de la iglesia, ha hecho unas durísimas declaraciones sobre el intérprete y ha desvelado detalles hasta ahora desconocidos.

El papel de Tom Cruise dentro de la Cienciología es más importante del que parecía. Asegura que es el número dos de la organización y que, incluso, el propio actor ha administrado los castigos él mismo. «Ha administrado castigos personalmente a altos miembros de la iglesia», desvela a la publicación «The Daily Beast». Varios testigos han asegurado durante años que en la Cienciología amenazan, humillan y hasta te hacen trabajar como un animal siete días a la semana, durmiendo solo entre cuatro y cinco horas al día, en el caso de que el comportamiento no sea el adecuado.

La actriz asegura que Cruise no es ninguna víctima: «La gente piensa que Tom es una víctima inocente en todo esto. La mayor parte de los cienciólogos lo son, pero él no está en la misma categoría que el cienciólogo medio. Está al tanto de los abusos que se producen en la Cienciología. Él ha sido parte de ellos».

Tras abandonar la organización, Leah Remini ha decidido contar en primera persona todos los abusos que se producen dentro con el fin de porer ayudar a otras personas. Cuenta que el propio Cruise es una de las personas más importantes dentro de la organización, concretamente es el número dos y es considerado una deidad.

David Miscavige es el actual presidente de la Cienciología y, según la versión de la actriz, tanto Cruise como este están cortados por el mismo patrón. «Tienen personalidades muy similares, los dos tienden a mirarse el ombligo. Es mejor no mirarlos mal o hablar mal de ellos, y sobre todo es mejor no ser mejores que ellos en ningún aspecto», afirma otra fuente que ha hablado para la publicación.