La crítica vapulea la última película de Antonio Banderas

Por Beatriz CORTÁZAR
Actualizado:

CON VARIOS MESES DE RETRASO este fin de semana llegará por fin a las pantallas estadounidenses la película que el actor malagueño Antonio Banderas rodó hace casi un año junto a la actiz Angeline Jolie, «Original Skin», trabajo que la crítica ya se ha encargado de destrozar con toda su artillería calificando el filme de «cursi», de «malísimo» (revista «Variety») y de «ridículo hasta en los diálogos» («Rolling Stones»). Con títulos como éstos, son muy pocos los que estrenan con ganas pero los negocios son los negocios y la industria tiene que seguir a pesar de sus pesares.

Se da la circunstancia de que esta película no le va a reportar a Banderas grandes elogios, y eso que tuvo que sudar tinta para poder protagonizarla. Cuentan los de Hollywood que cuando su esposa Melanie Griffith leyó el guión, se puso como una furia y le prohibió realizarla ante la cantidad de escenas tórridas que su marido tenía que interpretar junto a la Jolie. Luego, pudo más su lado profesional que pasional y esas mismas fuentes cuentan cómo tras una segunda lectura lo lanzó a los pies de su esposo y le dijo algo así como «puedes y debes hacerla». Melanie debió pensar que el resultado iba a valer la pena a tanto sacrificio -el suyo, que era la que tenía que aguantar-y que no podía dejar que su esposo se quedara sin un papel como ése. ¡Ay del sexto sentido de las mujeres!. Si Melanie se hubiera fiado más de su olfato, a Banderas hoy no le acribillarían en todas las revistas especializadas y no tendría que desayunarse con esos palos además de ahorrarse una crisis matrimonial. Pero hoy ya no se puede mirar atrás. Cuatro mil millones de pesetas ha costado la producción de este thriller erótico cuya historia transcurre en el siglo XIX, en La Habana, (aunque se haya rodado en México) y narra la relación pasional de un rico hacendado de una plantación (Banderas) y la mujer que llega a la isla para casarse con él (Jolie). Amor, sexo y venganza son los ingredientes de cualquier éxito que en este caso, y pese a la química que los protagonistas tuvieron durante el rodaje, no han combinado como se esperaba. Para suerte de Banderas y Jolie, los palos que ahora caen sobre sus interpretaciones se amortiguan con los elogios que los dos reciben por otros trabajos. Así, mientras que Banderas aún se relame de lo mucho que ha gustado en «Spy Kids», Jolie sigue sin abandonar sus modelitos de «Lara Croft», con la que ha conquistado a los adolescentes de medio mundo. Por cierto, a Antonio Banderas y Melanie Griffith se les espera mañana en Mallorca donde permanecerán dos días con motivo de las regatas (Banderas es propietario del barco que lleva su hermano Javier). Tras pasar por la isla, el matrimonio se marchará a su casa de Marbella, donde tienen intención de disfrutar de unas tranquilas vacaciones, siempre y cuando los fotógrafos les dejen. En la Costa del Sol esperan como agua de mayo su presencia con el fin de quitarse la caspa que estos días salpica a Marbella ante el nievl de famosos de medio pelo que se han apoderado de todos los chiringuitos.