Padre e hijo
Padre e hijo - Deluxe

La crítica situación del hijo de Kiko Matamoros tras la supuesta agresión a la madre de su hija

El pasado lunes este periódico adelantó que Diego Matamoros estaba en prisión por un fuerte desencuentro con Tanit Grandre, madre de su hija de dos años

MADRIDActualizado:

A lo largo de está mañana se llevará a cabo una vista para hacer frente a las acusaciones que implican a Diego en una supuesta agresión contra su expareja y el actual compañero sentimental de esta. El hijo de Kiko Matamoros, en unas declaraciones que recogía ayer el programa «Sálvame» lo negaba todo y aseguraba que se encuentra «fatal» y añadía: «Nada de lo que se está diciendo es verdad. Confío plenamente en la justicia y en que todo se va a resolver a mi favor, es una losa muy difícil de levantar pero confío en que pronto se pueda solucionar todo». Sin embargo, Mila Ximénez anuncia que esto irá a más ya que Tanit ha ampliado la denuncia con un nuevo parte de lesiones en el juzgado.

Según pudieron desarrollar los colaboradores del citado programa «el momento explotó porque Diego se puso muy nervioso al ver a la madre de su hija en actitud cariñora con otro hombre». Tal y como explicaron, «aunque ambos estaban separados desde hace años su relación nunca estuvo 100% rota y en distintas ocasiones han tenido encuentros íntimos». Al parecer, cuando Tanit Grande Linares regresaba de viaje con su actual pareja, encontró a Diego al llegar a su casa y en ese momento se habría producido la agresión.

El joven no oculta su preocupación. Sabe que esta situación le pasará factura tanto en lo personal como en lo profesional. De hecho, ya le ha parado una conocida publicación una entrevista que tenía cerrada.

Kiko ve los titulares del día sobre su hijo
Kiko ve los titulares del día sobre su hijo- Telecinco

Detención de Diego

Este periódico adelantaba la pasada mañana que Diego, hijo del colaborador televisivo Kiko Matamoros, era detenido la madrugada del domingo por la Policía Nacional acusado de violencia del género contra su expareja y madre de su hija de dos años, Tanit Grande. La víctima recibió varias amenazas y tenía el labio partido, según explicaron a los agentes.

El arresto se produjo después de que la mujer se personara en la comisaría de Pozuelo de Alarcón para denunciar que había sido objeto de una agresión. Fruto de ello, la Guardia Civil arrestó a Matamoros, de 30 años, pasadas las 5.30 de la madrugada en Boadilla del Monte, su lugar de residencia.

La mujer es psicóloga y ejerce en una clínica de Pozuelo. En sus distintos perfiles profesionales se define como «experta en problemas de pareja y/o familia. Así como en transtornos de la conducta alimentaria». Según ha comentado su círculo «nunca le ha gustado el mundo del corazón ni ser famosa. Muchos de los problemas con Diego fue precisamente por eso».

Primeras imágenes de Diego tras la detención
Primeras imágenes de Diego tras la detención- Telecinco

Orden de alejamiento

El gabinete de Comunicación del TSJ de Madrid compartía ayer el siguiente comunicado: «El juzgado de instrucción nº 4 de Móstoles, en función de guardia de detenidos, ha ordenado la libertad de Diego M.F., tras ser puesto a su disposición por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado por la supuesta comisión de un delito de lesiones sobre Tanit G.L.

El mismo juzgado ha dado traslado al acusado de la orden de alejamiento dictada contra él por el Juzgado nº 1 de Pozuelo de Alarcón, que también en funciones de guardia, tramitó de forma simultánea la denuncia presentada contra Matamoros por su excompañera sentimental. La orden de alejamiento de 500 metros y la prohibición de comunicarse por cualquier medio con la víctima hasta la terminación del procedimiento, la dictó el juzgado de Pozuelo de Alarcón ante la situación de riesgo que presentan los hechos. El procedimiento continuará su curso en el juzgado nº 2 de Pozuelo, especializado en Violencia sobre la Mujer».

La postura de Kiko Matamoros

Por su parte Kiko Matamoros, pese a la fría relación que tiene con su hijo por los numerosos desencuentros públicos que han tenido, se mostró de lo más afectado y dijo: «Ni avalo ni aplaudo comportamientos de mis hijos que no sean los correctos y vale para todo y para todos. Si mi hijo ha obrado mal, pues tendrá que apechugar con las consecuencias». Y explicó «que hay un proceso judicial en el que tienen que ser oídas todas las partes», afirmando que «hay testigos y que hay las versiones que se han dado son contradictorias».

Diego a su llegada a casa tras ver a su abogado
Diego a su llegada a casa tras ver a su abogado- Telecinco