Georgina Rodríguez y Cristinao Ronaldo, el pasado mes de noviembre, en Londres
Georgina Rodríguez y Cristinao Ronaldo, el pasado mes de noviembre, en Londres - Andy Rowland

Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez celebran con su pandilla madrileña su compromiso

El delantero de la Juve y su novia invitaron a varios amigos españoles a su mansión turinesa

MADRIDActualizado:

No son buenos tiempos para Cristiano Ronaldo (33 años). El pasado mes de septiembre se quedó sin el premio The Best, que otorga la FIFA al mejor jugador del mundo. Una decepción que se sumó al varapalo de la denuncia que la exmodelo Kathryn Mayorga presentó en un juzgado de Las Vegas contra el futbolista, a quien acusa de haberla violado tras un encuentro que mantuvieron en 2009. Todo esto acurría mientras él y su pareja, Georgina Rodríguez, se adaptaban junto a sus hijos -Cristiano Jr., Eva, Mateo y Alana Martina- a su nuevo hogar en Turín. Una vorágine que se sumaba a la tormenta desatada por Dolores Aveiro, madre de Cristiano, quien no disimula su mala relación con Georgina.

Pero la modelo ha aguantado estoicamente, hasta el punto que CR7 ha decidido pedirle matrimonio. Un compromiso que, tras celebrarlo en privado junto a Cristiano Jr. en Londres, decidieron festejar en su casa de Turín junto a sus amigos más íntimos. «Cristiano y Georgina están muy a gusto en Italia, allí se sienten un poco más libres que cuando vivían en Madrid», contaba esta semana a ABC un amigo cercano a Georgina. Aún así, echan de menos a su pandilla madrileña, sobre todo Cristiano.

La ciudad a sus pies

Con la ciudad de Turín a sus pies y los Alpes como telón de fondo, la nueva casa de la pareja fue, el fin de semana del 24 de noviembre, el escenario perfecto para brindar por su vida en común. Hasta allí volaron el periodista Edu Aguirre con Julia, su novia. También lo hicieron la entrenadora personal Leonor Gosalvez y el preparador físico Tony García. Asimismo asisitió Anass Ouzifi, agente de futbolistas e íntimo de Ronaldo y del boxeador marroquí Ottman Azaitar.

Después de una suculenta cena la noche del viernes y de haber pasado parte del sábado junto a los niños en casa, Georgina ofreció a sus amigos unas entradas privilegiadas en el Juventus Stadium. Al terminar el partido, tenían algo más que celebrar, amén del compromiso: el gol que Cristiano marcó contra el S.P.A.L.

Presunta violación

Tras unos meses tan complicados, Ronaldo pudo disfrutar de un fin de semana con personas de su máxima confiaza, junto a las que pudo recargar las pilas ante lo que esté por llegar. De hecho, el pasado lunes ya tuvo otro sobresalto cuando sus hermanas Katia y Elma Aveiro saltaban en Instagram, al ver que el crack portugués no se hacía con el Balón de Oro. Con el ego tocado, sabedor de que el galardón no sería para él, CR7 ni acudió a la gala en París.

Un día después, el 4 de diciembre, el oasis de calma y tranquilidad que había vislumbrado se desvanecía definitivamente. El diario alemán «Der Spiegel» publicó unos documentos donde Ronaldo confiesa la supuesta violación a Kathryn Mayorga durante el encuentro sexual que mantuvieron en 2009. Se trata de la transcripción de una conversación que Ronaldo mantuvo con sus abogados, donde contaba que forzó a Mayorga a tener relaciones con él. En los documentos, el exdelantero del Real Madrid es citado como «Señor X». «Ella dijo que no quería, pero se puso a mi disposición. No cambiamos de posición. Cinco o siete minutos. Ella me dijo: “Eres estúpido, imbécil, me obligaste. Y yo me disculpé después”», cuenta Cristiano Ronaldo, tal y como reflejan unos documentos altamente comprometedores.