El «corazón partido» por Rocío

El auditorio de La Cartuja de la capital andaluza se llama desde ya «Rocío Jurado», como la ciudad le prometió a la cantante, que ofreció el concierto inaugural de este recinto el 7 de septiembre de

M. J. Pereira.
Actualizado:

El auditorio de La Cartuja de la capital andaluza se llama ya «Rocío Jurado», como la ciudad le prometió a la cantante, que ofreció el concierto inaugural de este recinto el 7 de septiembre de 1991 con su espectáculo «Rocío de luna blanca».

Familiares de la chipionera, entre los que se encontraban su viudo, José Ortega Cano, su hija Rocío Carrasco, y sus hermanos, Amador y Gloria Mohedano, entre otros, agradecieron al Ayuntamiento de la capital hispalense, al que la sociedad estatal Agesa -encargada de gestionar los activos de la Expo 92- cedió el auditorio la semana pasada, la decisión de que el recinto pase a llevar el nombre de la artista.

Rostros conocidos

Al acto, que fue muy emotivo, también acudieron amigos de la fallecida cantante, como la duquesa de Alba, Curro Romero, acompañado de su mujer, Carmen Tello, el escritor y periodista Antonio Burgos y su esposa, Isabel Herce, y otros rostros conocidos como la televisiva María Teresa Campos.

Mucho se había especulado con el estado de salud de Rocío Carrasco, que, desde el fallecimiento de «la más grande», había procurado huir de los focos y de los flashes. Incluso se llegó a decir que estaba sumida en una fuerte depresión. Pero ayer demostró que se encuentra entera -dentro del dolor que supone perder a un ser tan querido-, que su madre siempre fue su mejor apoyo.

De hecho, durante su discurso no pudo contener las lágrimas. Cuando pudo articular palabra, aseguró que su madre estaría orgullosa y emocionada y desveló que cuando la cantante inauguró el auditorio «le prometieron que algún día se llamaría Rocío Jurado, así que seguro que está diciendo: ya era hora de que lo pusieran».

Por su parte, el torero Ortega Cano, en declaraciones a los periodistas, dijo que la familia tiene el «corazón partido, porque le hubiera gustado que le hubieran puesto el nombre en vida», aunque aseguró que estará «muy contenta».

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, dijo que «los músicos que pasen a partir de ahora por el escenario del auditorio Rocío Jurado se sentirán orgullosos de poder honrar a una de las grandes de todos los tiempos».

El regidor también aseguró que nadie como ella «interpretó y transmitió mejor el sentimiento andaluz» y recordó que los sevillanos siempre han sentido a la chipionera «como de los suyos, al igual que ella».

«Qué no daría yo por verte inaugurar este auditorio de nuevo», dijo Sánchez Monteseirín, quien aseguró que su gran escenario «se quedaba pequeño» para la artista.

La familia de Rocío Jurado también estuvo arropada durante el acto por decenas de sevillanos y chipioneros, que se trasladaron a la capital andaluza en varios autobuses.