Las «parejas del poder» reunidas en la cumbre de líderes mundiales
Las «parejas del poder» reunidas en la cumbre de líderes mundiales - REUTERS

Las «damas del G-20»: así son las mujeres de los líderes que manejan el mundo

Presentes en la reciente cumbre de Hamburgo como parejas de los políticos, su papel en la trastienda del poder tiene especial relevancia

MadridActualizado:

Imponentes, elegantes y carismáticas. Estas tres características definen, a grandes rasgos, a buena parte de las mujeres que acompañan a los líderes políticos que marcan el ritmo del planeta. Aunque algunas optan por un perfil bajo, se advierte claramente quiénes son las primeras damas que destacan -y disfrutan con ello- en el heterogéneo grupo de países que han participado en la cumbre del G-20, recientemente celebrada en Hamburgo (Alemania).

Es cierto que el conjunto de consortes no pertenece en exclusiva al género femenino: también hay hombres. Pero son ellas quienes han pisado más fuerte, en paralelo a los encuentros políticos y económicos. Tal y como lo demuestra el posado oficial que aparece en estas páginas, han quedado retratadas las «parejas del poder».

En cuestiones de diplomacia, la ubicación y el orden nunca están librados al azar. Por ello, para los observadores más ávidos, la primera impresión de la foto «vale mil palabras».

La favorita de la prensa

Aquellas que gozan del privilegio de estar en la primera fila de la imagen, y cuya figura puede verse al completo, ostentan un lugar central en el escenario político internacional. Es el caso de la elegante y controvertida primera dama de EE.UU., Melania Trump, en la actualidad uno de los personajes sobre los que más se habla a escala global.

Mujer de carácter, que se atrevió en varias ocasiones a esquivar la mano de su marido en público y tomó decisiones cuestionadas -como mudarse a la Casa Blanca meses después que el mandatario-, la exmodelo eslovena mantiene una buena sintonía con otra primera dama que goza de una tremenda popularidad: la argentina Juliana Awada. La mujer del presidente Mauricio Macri, que visitó España el pasado febrero, ya tuvo un encuentro con su par estadounidense tres meses atrás, en el que forjaron una relación cordial.

Confidencias y sintonía

En el mismo escalón se ubica la esposa de Emmanuel Macron, quien apenas lleva dos meses al frente de Francia. Durante el G-20, Brigitte Trogneux se mostró más cercana a Awada, con quien intercambió confidencias y con quien también pasó gran parte del sábado, algo que la esposa del mandatario argentino difundió en las redes sociales. Melania, Juliana y Brigitte conforman el trío femenino favorito para los medios internacionales.

Juliana Awada aprovechó la cumbre mundial para acercarse a Brigitte Macron
Juliana Awada aprovechó la cumbre mundial para acercarse a Brigitte Macron- AFP

Un «escalón» por debajo, en cuanto a popularidad, figura la mexicana Angélica Rivera, casada con el presidente Enrique Peña Nieto desde 2010. Antaño conocida como «La Gaviota», por su faceta como actriz de culebrón, fue objeto de duras críticas por haber «dejado solo» a su marido el sábado en un concierto ofrecido por la canciller alemana Angela Merkel a los miembros del G-20. Otra de las damas más controvertidas es Thobeka Mabhija, una de las cinco esposas del líder sudafricano Jacob Zuma.

La alegre Sophie

También resaltó durante la cumbre la alegre Sophie Grégoire, cónyuge del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau y que tuvo como cómplices a Awada y a la esposa de Macron. Y en la esfera asiática, quien lleva el liderazgo es Peng Liyuan. La esposa del Presidente chino Xi Jinping ya era bien conocida en su país como cantante. Su relación con Awada es muy cercana, dado que Argentina tiene gran interés en recibir capitales chinos.

Y en este nutrido grupo, algunos hombres también tuvieron un rol clave. En especial Joachim Sauer, el discreto marido de Angela Merkel. Este catedrático de Física y Química en la Universidad Humboldt de Berlín ofició como perfecto anfitrión de las parejas de los líderes mundiales y a ellas guió la tarde del pasado sábado durante un paseo en barco por el río Elba.