Comporta, un lugar de lujo en la costa portuguesa
Comporta, un lugar de lujo en la costa portuguesa - ABC

Comporta ya tiene su aroma

El destino portugués más «hippy chic» del momento, situado a 100 kilómetros de Lisboa, huele a arena salada y a paseos a caballo

ComportaActualizado:

Las imágenes de Madonna paseando a caballo por las espectaculares playas doradas de Comporta han vuelto a poner el foco sobre este rincón de la costa portuguesa, que enamoró antes a los hermanos Casiraghi, Rania de Jordania, Antonia Dell’Ate, Sarkozy y Carla Bruni, Luis Medina, Nuria March...

Aunque los portugueses luchan por preservar este secreto a voces, se ha convertido en el destino más boho del litoral atlántico. Situada a 100 kilómetros de Lisboa, son los «Hamptons europeos». O la «California lusa», como la llaman los windsurferos que llegan de medio mundo atraídos por su océano salvaje. Pero la mejor definición es la que escuché de un amigo lusitano: «Es el lugar donde los ricos juegan a ser pobres». Porque estos terrenos de dunas, pinos y verdes arrozales, en los límites de la Reserva Natural del Estuário de Sado, pertenecían al clan de los Espírito Santo, la poderosa familia de banqueros portugueses, y muchos de sus miembros siguen conservando las casitas blanquiazules de los trabajadores rehabilitadas, o las cabañas de madera con tejado de paja y suelos de arena de los pescadores transformadas en alojamientos de ensueño.

Esa es la clave de su ambiente bohemio deluxe y de que siga manteniendo ese aire de familia. El único alojamiento turístico es la guest house de 14 habitaciones Sublime, que hace honor a su nombre. Y solo se ven tres chiringuitos en sus 12 kilómetros de playa (Ilha do Arroz, Sal y Comporta Café), un par de restaurantes en el pueblo (Loja do Museu do Arroz, Donna Vía) y 5 o 6 tiendas chic como Lavanda (la favorita de Eugenia Silva según su blog), donde además de comprar kaftanes o sombreros de paja puedes tomarte un zumo natural en su bar de frutas exóticas.

Y este pedacito salvaje asomando al atlántico ha sido el elegido por Pedro Simoes Dias, un abogado portugués enamorado del perfume -tiene probablemente la mejor colección de marcas nicho del mundo- para crear su primera colección de fragancias. Dias elaboró un storytelling con los elementos característicos de la zona -el mar bravío, los paseos a caballo por la playa, los Palafitos (casas de madera en el agua) y hasta los mosquitos de los arrozales- y encargó a tres grandes perfumistas que los desarrollaran: Luca Maffei (en 2015 y 2016 mejor «Independent Category Perfume» de Art and Olfaction Awards), Beatrice Aguilar y Daniel Josier. «Solo les dije que quería materias primas exclusivas, en altas concentraciones, y sin límite de presupuesto, para que pudieran crear obras únicas», explica. «Les di carta blanca con una única condición: que yo tuviera potestad para cambiarlo todo», dice medio en serio, medio en broma este jurista, que es además el autor de un blog dedicado a hacer crítica de perfumería nicho (www.sotdclub.com).

El perfume conquista con su aroma
El perfume conquista con su aroma- JOAO MARÍA

«Arena Salada» es un cítrico con ozono que recrea ese momento del gintonic al atardecer en una terraza con la brisa atlántica;«Donna Vía» huele al primer aroma de café, chocolates especias y toque de barrica que se percibe al entrar en ese mítico restaurante de la zona; «Sela» se refiere a la silla de montar, y es un homenaje a las rutas a caballo por la arena; «Mosquito» hace un guiño a los «inquilinos habituales» de las plantaciones y tiene notas de bergamota y limón («no hemos querido caer en la típica Citronella que los ahuyenta»); Palafítico nos lleva hasta el universo único de la madera batida por el agua salada del Cais Palafítico de la Carrasqueira; y «Muda» es un perfume floral de noche ( «el aroma de mi mujer», puntualiza).«Si nuestra piel cuenta nuestras historias, con los perfumes Comporta queremos haceros llevar sobre ella un pedacito de este paraíso».

Perfumes Comporta son unisex, cuestan 118€ y se venden en España en Nadia Perfumerías y online.