Carlota Casiraghi
Carlota Casiraghi - Gtres

La complicada vida como madre soltera de Carlota Casiraghi

El nacimiento del segundo hijo de Carlota, el 23 de octubre pasado, fue celebrado como un gran acontecimiento íntimo y «nacional» por toda la familia reinante en el principado

Corresponsal en París Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cuatro semanas después del nacimiento de su segundo hijo, Carlota Casiraghi ha desaparecido provisionalmente de la vida pública de Mónaco. Sin noticias de un matrimonio siempre aplazado, víctima calendarios y actividades profesionales de un padre de nuevo invisible.

El nacimiento del segundo hijo de Carlota, el 23 de octubre pasado, fue celebrado como un gran acontecimiento íntimo y «nacional» por toda la familia reinante en el principado. El Príncipe Alberto II, su esposa, la Princesa Estefanía, madre de Carlota, saludaron con alegría el acontecimiento.

La actriz Carole Bouquet, madre de Dimitri Rassam, padre del segundo hijo de Carlota, hizo una visita relámpago a la clínica donde nació el pequeño Balthazar, para dejar constancia de su gran alegría. Siguió una foto muy oficial de los padres de Balthazar, Carlota y Balthazar, que prefirieron evitar la imagen de su hijo. Durante poco más de cien horas volvió a especularse con la boda de la pareja, aplazada en numerosas ocasiones desde hacía ocho meses.

Dimitri Rassam y Carlota
Dimitri Rassam y Carlota - Gtres

Tras la última foto oficial, en traje de gala, destinada a confirmar su profunda alegría por el nacimiento de Balthazar, Dimitri Rassam volvió rápidamente a París, para proseguir su diaria y «agotadora» faena de productor de cine.

Carlota, por su parte, no consigue compaginar completamente su vida de madre soltera y su función oficiosa, junto a su familia, en las prolijas actividades de Mónaco, cuya última fiesta nacional, hace días, tuvo que celebrarse sin su tradicional presencia.

Las históricas relaciones de Mónaco y el Vaticano llevan muchos años sufriendo de la «alegría de vivir» de la familia reinante. La prolija vida sentimental de las princesas Carolina y Estefanía ya suscitó durante muchos años tensiones diplomáticas con la curia romana, poco sensible compatibilidad de las sucesivas «parejas de hecho» con el matrimonio religioso tradicional.

Tras el nacimiento del primer hijo de Carlota con el actor Gad Elmaleh, sin matrimonio, se esperaba que el nacimiento del segundo hijo de Carlota, con Dimitri Rassam, permitiese formalizar la relación con un matrimonio. Semanas después del nacimiento del pequeño Balthazar, se desconocen los proyectos matrimoniales de la pareja. El semanario Public habla del «baby blues» de Carlota.