Compañero de María Callas

GIANNI RAIMONDI _ TenorGianni Raimondi, una de las grandes voces de la lírica italiana y el tenor que más cantó junto a «La Divina» María Callas, falleció a los 84 años en su residencia de Piano, en

Actualizado:

GIANNI RAIMONDI _ Tenor

Gianni Raimondi, una de las grandes voces de la lírica italiana y el tenor que más cantó junto a «La Divina» María Callas, falleció a los 84 años en su residencia de Piano, en su natal Bolonia, en el centro norte de Italia. El tenor italiano murió el pasado domingo, pero por expreso deseo de la familia la noticia sólo se difundió ayer tras el funeral.

Raimondi debutó en 1947 en Budrio (Bolonia) interpretando el papel del duque de Mantua en la ópera «Rigoletto» de Giuseppe Verdi, que le brindó el salto a la fama, y un año después actuó en el teatro Communale de Bolonia en el papel de Ernesto en «Don Pasquale» de Gaetano Donizetti.

«La Scala» lamentó en una nota la pérdida del maestro, que cantó en el famoso teatro milanés 270 veces, algunas de ellas recordadas en la historia de la lírica, como su interpretación en «La Boheme» dirigida por Herbert von Karajan. ««La Scala» recuerda a Raimondi como una de las más grandes voces de su historia», añadió el teatro milanés. Su gran éxito de crítica y público fue «La Traviata», de Verdi, que interpretó en 1956 bajo la dirección artística de Luchino Visconti y al lado de una magistral María Callas en el papel de Violetta.

Gracias a su amplio registro, Raimondi fue el tenor que más veces cantó junto a la soprano estadounidense, pero de origen griego, María Callas, no sólo en «La Scala» sino en los teatros de medio mundo. El tenor boloñés contaba con un vasto repertorio que le llevó a cantar en los templos de la ópera desde Viena a Londres y al Metropolitan de Nueva York y a ser dirigido por las mejores batutas internacionales, como Carlo Maria Giulini, Gianandrea Gavazzeni, Karajan, George Pretres y Claudio Abbado. Su carrera fue coronada con la concesión del premio Caruso en 1990, un galardón que han recibido los grandes de la lírica como Renata Tebaldi, Mario del Mónaco y Alfredo Kraus.

Pat Kavanagh

El mundo editorial británico está de luto por la muerte de Pat Kavanagh, esposa del conocido novelista Julian Barnes y decana de los agentes literarios de este país. Kavanagh falleció el lunes a los 68 años a consecuencia de un tumor cerebral, detectado hace sólo cinco semanas, según informó la prensa británica.

La agente representaba, entre otros, a conocidos autores como Ruth Rendell, Margaret Drabble, Joanna Trollope, Andrew Motion y Wendy Cope, que le fueron siempre fieles. El novelista Robert Harris, a quien Kavanagh representó durante veintisiete años, la definió como una persona «de una eficacia fantástica» y «exótica como un ave del paraíso». Aunque reservada y celosa de su intimidad, Pat Kavanagh protagonizó el año pasado una salida en masa de 29 agentes que abandonaron la que fue durante mucho tiempo la agencia preeminente del mundo literario y artístico británico, Peters, Fraser y Dunlop (PFD), para crear otra rival: United Agents. La disputa tuvo su origen en la venta de la primera a CSS Stellar, una multinacional de los deportes y el espectáculo. Kavanagh trató de comprar PFD, pero se rechazó su oferta, lo que la llevó a fundar United Agents, a la que se llevó a todos los escritores de su cuadra.

Casada con el autor de «El Loro de Flaubert», Kavanagh tuvo una relación extraconyugal con Jenette Winterson, autora de «Las Naranjas no son la Única Fruta», pero su matrimonio con Julian Barnes sobrevivió a esa prueba, según informó «The Times». La fidelidad de Barnes a su esposa era tal que cuando en 1995 su viejo amigo, el también novelista Martin Amis, dejó a Kavanagh y firmó un contrato con un agente literario rival, Andrew Wylie, aquél rompió todos los lazos con su colega.

El último libro de su esposo, publicado en marzo pasado bajo el título de «Nothing to be afraid of» (Nada de lo que tener miedo), es una meditación sobre la muerte.